tienes que ir a Lugo

Tienes que ir … (Episodio 13)

 

Aquí va un nuevo episodio de la serie «Tienes que ir» que perfectamente podría subtitular «Especial Lugo».

 

1.= Los mejores restaurantes para comer truchas y anguilas en la provincia de Lugo

Asocio comer anguilas con dos momentos felices de mi vida. El primero (en Lugo, precisamente) coincidió con las Bodas de Oro de mis abuelos maternos. Fue en 1989 y uno de los homenajes que nos brindaron mis abuelos fue ir a comer anguilas a un pueblo que se llama Hombreiro (u Ombreiro), cerca de Lugo. El segundo fue la noche del día que dejamos Menorca. Íbamos camino de Valencia donde me disponía a tomar posesión de la que era mi tercera notaría (y en la aun sigo). Dormimos en Tortosa (en el Parador) y cenamos una anguila ahumada muy buena.

2.= Albariño Mar de Ons

3.= Cova da Xabreira bodega enxebre

4.= El Forno de Lugo

5.= Cárnica Atilano Anllo

6.= Alimentos de Segovia, compra de vino en plataforma online

7.= Pescados con un toque creativo, en Casa Miranda, Burela, Lugo

8.= Tapas y jornadas para abrir boca en la comarca de A Mariña lucense

9.= Bodega Tricó

Probé uno de sus vinos en el Restaurante Eszencia de Cartagena. Me gustó mucho.

10.= Vino Sofros de Quinta Esencia Bodegueros.

Lo probé (habían caído antes dos botellas de otras referencias) en la Taberna Barrio Húmedo de Madrid y me encantó.

11.= Puy du Fou – La Historia te espera

Una recomendación de mi amigo Félix.

12.= La Feira do Butelo de A Fonsagrada recupera su formato por las bodas de plata

Con el butelo y la Feria de Fonsagrada me pasa como con la anguila. Siempre me vienen los mismos recuerdos a la memoria. Fonsagrada y su feria fue el destino de una de las primeras excursiones que hicimos desde Mondoñedo con mi mujer y mis suegros. Un tiempo después tuvimos una comida entrañable unos cuantos de los compañeros que ingresamos por Galicia de mi promoción (nada menos que 28 de 98). Ahora todos los años mi amigo César se encarga de recordarme el evento y yo aprovecho para recordárselo a mi compañera Olivia que ingresó en la capital de la montaña lucense.

Si escarbo mas en la memoria me acordaría de Balbina, la señora que trabajaba en la casa de mi tía abuela Pepucha, que era de allí y que nos contaba a los niños que lo escuchábamos con un miedo atroz que en las noches invernales el lobo tocaba la puerta de su casa en aquellos lares. Casi cincuenta años ya de aquellas historias.

 

Gracias a mi amigo Pascual por proporcionarme tanta información. Cuando vuelva a Galicia no sé por donde voy a empezar. Bueno sí, me voy a ir con él a comer al Villacol y luego iré a dormir al Mercure Hotel Lugo que tiene una pinta FA-BU-LO-SA.

 

Y por hoy ya está, os dejo con la etiqueta que os permite leer los anteriores episodios de esta serie y todas sus recomendaciones.

 

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario




 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.