8 comentarios

  1. F. Javier Oñate Cuadros

    El hilo del post, del libro de Justito y del comentario de Juan Pedro, me parece obvio que la preparación psicológica del opositor es una asignatura pendiente.

    No se trata de un apoyo personal, necesario también, por supuesto, sino de un apoyo profesional, con un seguimiento psicológico que diseñe marcos generales de intervención con criterios contrastables y contrastados y una adaptación personal mediante planes de acción individualizados.

    Y desde luego nos vendría bien a todos los profesionales sometidos a estrés ese mantenimiento o puesta a punto. Al fin y al cabo no es otra cosa el tan cacareado coaching. Lástima que esté muchas veces en manos de mercachifles y sacaperras y los verdaderos profesionales se vean sometidos a una competencia basura, más en un país con tan poca educación psicológica como el nuestro, donde la salud mental en sentido amplio entendido como bienestar mental sigue siendo un tabú.

    • Querido Javier:
      Ya sabes que estoy de acuerdo.
      Aunque haya quien no lo necesite o lo necesite poco, un poquito de psicología vendría bien al 90% de los opositores.
      Gracias por tu participación, un abrazo. Justito El Notario.

    • Antonio atenza es un ser maravilloso me ha encantado ver su nombre por aquí….

      • Buenas tardes María José:
        Yo solo le vi 13 veces (sesiones) y fue hace muchos años. No le he vuelto a ver, aunque me gustaría mucho.
        Le considero parte del encauzamiento que tras unos años más de esfuerzo y muchas peripecias me llevó al aprobado.
        Saludos y gracias, Justito El Notario.

  2. Estimado Justito, como ya te comenté una vez por privado, los deportistas entrenan a diario, reciben masajes, van al fisio a la mínima. Sin embargo, siempre he pensado que los que trabajamos en cosas más bien de seso (con “s”) no siempre le damos “al mantenimiento” la importancia que merece. Se tiende a pensar que el psicólogo es un señor al que ir “cuando ya me he puesto malo”. Yo creo que no es así. Ofrecen unos mantenimientos y unas “puestas a punto” geniales, sin necesidad de que “vayas malo”. Decía un amigo y compañero al que siempre he apreciado mucho, Eugenio de Vicente, que nuestra profesión es de las más bonitas que hay, pero días malos también los hay. Sí, hay días malos. Con los años y las décadas se van acumulando; y todo pesa. Es bueno pararse de vez en cuando y preocuparse por “recolocar las neuronas”.
    Un abrazo y feliz domingo.

    • Hola Juan Pedro:
      Cierto, lo hemos hablado y sí, estoy de acuerdo.
      En estos días estoy contestando, a nivel “usuario”, una consulta sobre psicología y oposiciones para un TFM.
      Creo que ha quedado chula.
      Un abrazo y gracias, Justito El Notario.

  3. Esperanza Camino García

    Buenas y muy tardías noches Justito:

    De bien nacido es ser agradecido, y tú lo eres.
    Seguro que tu psicólogo agradece que te acuerdes de él y tu libro le va a encantar.

    Salud y buenas ventas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *