Inicio / Nihil prius Fide / El primer número de protocolo: Episodio IV

El primer número de protocolo: Episodio IV

          Nota: La primera edición de este post se publicó el 27 de Noviembre de 2015

A lo largo de la oposición a notarías, cuando ves cerca el final y la ilusión se acrecienta y una vez que consigues el ansiado aprobado, piensas en cual será tu primer número de protocolo.

Muchos pensamos en hacer alguna cosa especial. En mi caso me decanté por resumir mis casi once años de dura oposición en un ACTA DE MANIFESTACIONES, por mí y ante mí.

Los notarios podemos autorizarnos a nosotros mismos algunos instrumentos públicos, pocos, sin necesidad de ir a otro notario y en los términos que establece el Reglamento Notarial.

Uno de ellos es este tipo de Actas de Manifestaciones.

He utilizado el por mí y ante mí para algún poder, para hacerme testamento y para otorgar y autorizar varias actas de este tipo. La primera es la que voy a compartir, con bastante pudor, con vosotros en forma de post y en varias entregas. Creo que a los que ahora están en el camino de ser notarios y a los opositores en general les puede servir de ayuda.

Después de aquella, vinieron otras. La segunda cuando me marché de mi primera notaría, la tercera cuando mi padre (también notario) se jubiló y la última, hasta la fecha, cuando me marché de mi segunda notaría.

Todo parece indicar que la cuarta llegará cuando me marche de mi notaría actual que es la tercera.

En los posts publicados el jueves, viernes y sábado de esta semana, precedidos de esta misma introducción y como episodios primero, segundo y tercero, hablaba de la motivación para opositar a notarías y de la primera convocatoria a la que me presenté, de la crisis posterior a mi primer suspenso, de la remontada de la crisis y de mi primer suspenso en el tercer y definitivo ejercicio (el dictamen) de las oposiciones, del segundo suspenso en el dictamen y del APROBADO. Solo me queda un episodio, el cuarto: LOS AGRADECIMIENTOS y LA FUERZA DE VOLUNTAD como virtud principal.

episodio iv escritura justito

El primer número de protocolo: Episodio IV

No puedo terminar sin manifestar mi infinito agradecimiento a una serie de personas.

A mi mujer pues estoy totalmente convencido de que soy lo que soy gracias a ella. Mi éxito es al cincuenta por ciento suyo. Sin ella no lo hubiera conseguido. Espero poder estar a la altura de lo que ella ha hecho por mí durante toda mi vida.

A mi madre que ha estado siempre a mi lado en los momentos buenos y en los malos, que ha aguantado mis frustraciones, mis desánimos, mis malas contestaciones, mis miedos, mis rollos, que me ha apoyado en todos los sentidos y que ha disfrutado como nadie de mi triunfo.

A mi padre que no ha interferido para nada en mi preparación, que me ha proporcionado seguridad material durante todo el tiempo que lo he necesitado (y aún después), que me salvó de la que podía haber sido la crisis menos oportuna de la oposición y que a fin de cuentas es la causa de lo que soy.

A mi hermano mayor que ha tenido intervenciones decisivas en los años de oposición, que me libró con su perseverancia y optimismo de la prestación social sustitutoria y me acompañó en momentos muy difíciles como son los de los exámenes y los de los suspensos. Quiero también agradecerle a mi hermano su sincera alegría por mi aprobado.

A mi hermana mayor, compañera de oposición hasta que me “abandonó” cuando aprobó ella, secretaria para todo, sufridora como la primera y unida estrechamente a mi en todo momento.

A mi hermana pequeña por ser tan buena y comprensiva y por saber escuchar tan bien.

A toda mi familia por no haber intentado hacerme abandonar mi gran ilusión y mi vocación, y por haber respetado mis decisiones.

A mis amigos y ahora compañeros José Luis Navarro Comín y Sergio García-Rosado Cutillas que aunque niegan su labor han sido fundamentales en mi preparación.

A mi preparador, amigo y al fin compañero Miguel Ángel Cuevas de Aldasoro que me ha enseñado, comprendido, apoyado, asesorado, escuchado, soportado, y que ha tenido intervenciones tan decisivas a lo largo de casi once años de oposición que hacen también suyo mi éxito.

A mis demás preparadores y especialmente a Carlos Fernández de Simón Bermejo a quien debo mi doble reserva, a Eduardo Llagaria Vidal, que me enseñó a hacer dictámenes, a Alfonso Ventoso Escribano, por su humanidad y sabiduría, y a Pablo y Antonio de la Esperanza Rodríguez, por abrirme los ojos y por sus enseñanzas prácticas.

A TODOS ELLOS GRACIAS.

Para terminar quiero manifestar que espero no olvidar nunca el esfuerzo y sufrimiento que me ha supuesto conseguir lo que siempre había deseado: SER NOTARIO, y también que si lo he conseguido ha sido, desde un punto vista estrictamente personal, gracias a la que modestamente considero que ha sido mi fundamental virtud: LA FUERZA DE VOLUNTAD.

Del contenido de este acta que se extiende en siete folios de papel timbrado de uso exclusivamente notarial, serie XXXXXXXXXX y números XXXXXXXXXX y los seis folios siguientes en orden de numeración, yo el Notario, Doy fe.= Signado y sellado.- Firmado:“Justito El Notario”.- Rubricado.

ARANCEL NOTARIAL. DERECHOS DEVENGADOS. Arancel aplicable, números: 1, 4

DOCUMENTO SIN CUANTÍA. TOTAL: CONDONADO (Impuestos excluidos)

Ha sido mi querido amigo y compañero, Zacarías Candel Romero quien ha dicho que a mi primer número de protocolo le faltaba una cosa: EL QUE RESISTE GANA.

Es cierto. Camilo José Cela siempre decía “en este país, el que resiste gana”. Yo me apliqué ese lema cuando la oposición se empezó a poner cuesta arriba (si es que alguna vez estuvo cuesta abajo) y me acompañó hasta el final.

Ahora me acompaña todos los días.

Tengo esta placa en mi despacho:

protocolo

La placa fue un regalo de mi mejor amigo: Luis Martínez Bernal que tuvo la mala suerte de fallecer muy joven de ELA. Va por ti, Luis. Sigues con nosotros.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

7 comentarios

  1. Querido amigo:
    Admiro tu perseverancia y superación. Si no hubieras llegado a entrar, el Notariado se habría perdido un gran Notario y una gran persona, participativa y solidaria de las que engrandecen una corporación como la nuestra. Con verdadera vocación por el servicio al ciudadano, probablemente ejemplo seguido de tu padre. Te felicito. Por ello el Notariado debe mimar al cuerpo de opositores. Debe mimar la cantera lo cual es clave para la subsistencia del prestigio del cuerpo y para el mantenimiento de su calidad científica. Los responsables corporativos no deben sumar dificultades y durezas añadidas a las propias de la oposición en sí, olvidándose de que ellos en su día fueron opositores y sufrieron los rigores de la cosa.
    Solo espero que el Notariado actual no defraude las expectativas que depositaste en él cuando realizaste tan gran esfuerzo.
    Un abrazo

    • Justito El Notario

      Querido Fernando: Gracias. Enormes tus palabras que me dan fuerza para intentar seguir haciendo las cosas como creo que deben hacerse. Y, si mi padre guio y guiará siempre mis pasos. Un abrazo, Justito.

      Si te ha parecido bien o te ha resultado útil mi contestación, puedes invitarme a una caña o hacer un donativo a una ONG; si quieres más información pincha aquí

  2. La oposición es una cura de humildad. No digo que tu no la tuvieses antes de empezar, pero estoy segura saliste mejor persona (precisamente porque la tenías). Y sólo por lo que has dicho de tu mujer mereció la pena haber sufrido. Me encantó eso de que esperas estar a la altura lo que te queda de vida para agradecer su ayuda (o algo así).
    Marcho. Hasta otro rato, me voy al maravilloso mundo de los contratos del sector público, que no imaginas la gozada es después de compraventa civil y arrendamientos jajajá…

    Ya volveré por aquí.

  3. Qué grande el detalle de la placa, sobre todo por quien te la regaló.
    Tu experiencia emociona sí, y sigo pensando que el problema de todo (a la larga virtud) era el nivel de exigencia tenías contigo mismo. Es rarísimo haber pasado los orales y quedar en dictamen, síntoma de que algo externo al contenido de la oposición era el problema. En tu caso el lema “el que resiste gana” está claro se ajusta, pero en una oposición no siempre es así. No hay que caer en el autoengaño… No todos son capaces de superar temario y superarse a sí mismos. Tu te superaste a ti mismo, el temario estaba dominado desde un principio.

    Saludos!

    • Justito El Notario

      Hola Alice: Gracias. En realidad la explicación es sencilla: el primer suspenso en un oral, me genera una desconfianza enorme en mis temas y en mi mismo. Esto unido a circunstancias personales “adversas” que todos sufrimos en una oposición y más si es larga, hizo que me bloqueara durante casi 3 años. Ni estudiaba bien, ni era capaz de dejarlo. En cuanto al dictamen, creo que no di con la preparación adecuada. Cuando esta llegó, llegó el aprobado.
      Gracias, otra vez, un abrazo. Justito.

      Si te ha parecido bien o te ha resultado útil mi contestación, puedes invitarme a una caña o hacer un donativo a una ONG; si quieres más información pincha aquí

  4. Nunca pude imaginar que un acta notarial pudiera emocionarme -a mis años- hasta casi el llanto. Me consta que eres un buen notario, pero nada es comparable a lo buena persona que eres.

    • Justito El Notario

      Querido Carlos: A mi me también me cuesta reprimirme las lágrimas cuando leo este primer número de protocolo. Más aún desde que murió mi padre.
      Tus elogios me llegan muy muy adentro y los agradezco enormemente. Pasan directamente a la carpeta PIROPOS que tengo abierta para cuando me hace falta reconfortar el espíritu. Gracias, gracias, un abrazo fuerte. Justito.

      Si te ha parecido bien o te ha resultado útil mi contestación, puedes invitarme a una caña o hacer un donativo a una ONG; si quieres más información pincha aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *