presentación crónica notarial de una pandemia

Presentación de «Crónica notarial de una pandemia» en la Biblioteca Municipal «Maxi Banegas» de Pinoso

Hace unos días tuve ocasión de presentar mi segundo libro en la Biblioteca de Pinoso.

Tras una agotadora semana y siendo la presentación en viernes y a las 19 horas, tengo que decir que fue la entrevista que me hicieron unos días antes en Radio Pinoso (que enlazo al final) la que me sirvió de guía para afrontar una charla de casi una hora que improvisé en buena medida pero mirando de reojo algunas notas que me había tomado y basándome sobre todo en la selección de algunas partes del libro que también recojo aquí hoy y que contienen las alusiones a Pinoso que hago en el libro.

Las notas tomadas tras la entrevista

  1. ¿Cómo nace el libro? Pues es una recopilación inesperada de los artículos sobre el COVID-19 escritos en mi blog desde el mismo día en que comenzó el estado de alarma y hasta finales de mayo o principios de junio del año pasado.
  2. Sobre el blog: Del blog al libro hay una profunda diferencia. Lo escrito en el blog siempre se puede cambiar, pero el libro no permite hacer correcciones y por eso te genera mas responsabilidad y le das muchas vueltas antes de entregarlo definitivamente.
  3. El libro no solo habla del COVID-19 en el aspecto puramente jurídico o notarial. Es también  un anecdotario personal de esos tres primeros meses de pandemia. Por supuesto, hablo de la notaría siempre con todos los datos anonimizados aunque probablemente algunos de los protagonistas de las historias se reconocerían en ellas si las leen.
  4. Escribir para mí desde que empecé a hacerlo a finales de 2015 ha resultado ser liberador, me quita el malhumor y me aclara la mente. Además me ayuda a poner las cosas en claro sobre todo cuando se trata de los asuntos relativos a la notaría. Escribo rápido y lo que escribo, me sirve para el siguiente caso igual o parecido que se me presente en el despacho mas o menos tiempo después.
  5. El libro es un libro técnico jurídico notarial que intenta ser didáctico y lo que cuenta es puro Pinoso 100×100. Todo lo que cuento, salvo las cosas mas personales, ha ocurrido aquí y precisamente por eso estoy hoy con vosotros. Me llegó la noticia de que desde el Ayuntamiento y la Biblioteca Municipal se intentaba conformar una especie de cápsula del tiempo en la que todos los vecinos aportáramos cosas, objetos, escritos o fotografías para recordar esta época tan tremenda que nos ha tocado vivir.
  6. Yo no soy pinosero pero como comprenderéis me siento casi como uno de aquí porque llevo trece años como titular de vuestra notaría. Me paso despierto (y así cumplo el deber de residencia) a la semana más horas en Pinoso que en Cartagena, que es donde vivo, y aunque pise poco la calle, estoy en contacto con una realidad (principalmente jurídica) que forma parte de manera importante de la completa realidad de Pinoso.
  7. Prudente temor y patológico terror. Ante esta circunstancia que nos ha tocado vivir, escuché a un médico argentino decir que la pandemia podía afrontarse desde el patológico terror o desde el prudente temor. Yo pensaba al principio que iba a ser más bien de los del patológico terror pero realmente creo que estado más en la órbita del prudente temor. Máximas precauciones en todo momento, pero también tranquilidad y máxima responsabilidad. Los Notarios y los que trabajan en la notaría, hemos sido conscientes de la importancia de nuestra labor y de que la notaría tiene una posición fundamental en el tráfico económico pues todos los negocios de menor o de mayor cuantía suelen pasar por ella, de manera que hemos resultado fundamentales para mantener el pulso económico durante estos meses tan difíciles. Por esa responsabilidad, que creo que por otra parte siempre he tenido y ejercido de la mejor manera posible, es por lo que me he mantenido siempre temeroso pero no aterrorizado. Al fin de cuentas, teníamos que cumplir con nuestra obligación.
  8. ¿La mejor anécdota sucedida en la notaría en este tiempo? Quizá la de ese anciano testador soltero que dejó heredera suplente a una esposa que no aun no tenía (ni conocía) aunque no hubiera perdido la esperanza de tenerla.
  9. El libro, que comienza con una cena en Ciudad Real, comprende una serie de capítulos ordenados por fechas y gira en torno a los escritos de justificación de la urgencia que tuvimos que utilizar para dejar constancia de las motivaciones que nos llevaron a autorizar cada escritura. Evidentemente, para el no profesional, para el no jurista, para para el que no esté especialmente interesado en el mundillo notarial puede resultar algo pesado leérselos todos por eso digo que el libro permite varias lecturas. Está la lectura de cabo a rabo, de principio a fin, y la lectura en la que se puede uno centrar en los capítulos menos densos y en la que puede uno eliminar algunos escritos de justificación de urgencia disfrutando del resto de cuestiones diversas que nos han acaecido a los juristas y a los no juristas en estos tiempos del COVID-19.

Las referencias a Pinoso (y Algueña)

El protagonista de mi libro, de mi Crónica, es sin duda el COVID-19 aunque como la pandemia yo la he vivido fundamentalmente en Pinoso, el libro tiene múltiples referencias al pueblo donde vengo ejerciendo mi profesión en los últimos trece años y pico.

Aquí van casi todas esas menciones:

PRIMERA REFERENCIA: AVISOS.

  1. Lo primero que hice fue notificar el funcionamiento de la notaría para la pandemia: Esta mañana de domingo, partiendo de una propuesta que circuló ayer, me he levantado y con toda la información disponible a mi alcance (aunque estoy seguro de que seguirá llegando más) he redactado una nota que el lunes será colocada en las puertas de mi notaría, difundida a través de los medios de comunicación locales y de los Ayuntamientos de Pinoso y Algueña y, además, comunicada por correo electrónico a todos los clientes habituales de mi oficina. No es más que la interpretación y la decisión personal de un notario concreto respecto de la situación que estamos viviendo.

SEGUNDA REFERENCIA: PUEBLO CERRADO.

  1. Como sucederá el martes y el miércoles, el tráfico en la carretera es muy inferior al de cualquier otro día laborable hasta el punto de que parezca un fin de semana o un festivo. Al llegar al pueblo, me encuentro todo cerrado y no hay casi nadie por la calle. Pinoso tiene menos de ocho mil habitantes. Dos de mis tres empleados vienen a trabajar. La tercera, que es “grupo de riesgo”, no viene. A lo largo de la jornada acordamos que nosotros tres vendremos por las mañanas y que ella lo hará por las tardes. Mi asesor laboral me informa por teléfono y por correo electrónico de las alternativas que tenemos, pero me aconseja no hacer nada hasta que las cosas se vayan aclarando un poco. Estoy de acuerdo con él y quedamos a la espera de más noticias para ir tomando decisiones.

TERCERA REFERENCIA: LAS VENTAJAS DE SER NOTARIO DE UN PUEBLO PEQUEÑO.

  1. Arden de nuevo los chats notariales de WhatsApp. En estos momentos resultan fundamentales las conversaciones privadas con los compañeros de más confianza. Comento en una de ellas que me parece que los notarios de poblaciones pequeñas y que además llevamos muchos años en la misma plaza, tenemos una ventaja evidente frente a los de las grandes poblaciones (o los de las grandes notarías) porque tenemos mayor y mejor conocimiento de campo. Después de doce años en Pinoso, ha sido fácil organizar todo en pocas horas. También comento que haber sido siempre muy riguroso en todos los aspectos de mi labor notarial juega en este momento, a la hora de recibir presiones de clientes o de otros operadores jurídico-notariales, claramente a mi favor y que la decisión tomada el día 13 de marzo de mantener mi agenda, salvo anulaciones, considerando que el tráfico económico y financiero tenía que continuar, ha resultado completamente acertada. A puerta cerrada, de asunto en asunto, y dejando todo supeditado a mi criterio y decisión, la organización de la oficina está funcionando como si lleváramos semanas haciéndolo de este modo. Aquí solo viene el que firma y por la calle no hay prácticamente nadie.

CUARTA REFERENCIA: NOVEDADES PANDÉMICAS.

  1. Intentos telemáticos: Unos cuantos días después recibí respuesta positiva, aunque no se atrevieron a mencionar en la resolución de admisión de la prórroga de qué manera había sido presentada la solicitud. También he preparado otra a efectos de la liquidación de las plusvalías municipales devengadas por fallecimiento del mismo causante que he enviado al correo electrónico de la ventanilla única del Ayuntamiento de Pinoso. No me han contestado, pero creo que ha debido ser admitida.

QUINTA REFERENCIA: CONTROLES DE CARRETERA.

  1. Controles de la Guardia Civil y de la policía municipal: Por cierto, hoy me han vuelto a parar en la carretera. El primer día fueron los municipales de Pinoso, pero después me han parado los de Cartagena y también la Guardia Civil en, al menos, media docena de ocasiones. “¿A dónde se dirige?”. “Soy el notario de Pinoso”, le dije a un municipal del pueblo. “¡Anda, no te había reconocido¡”, me dijo él. “Menudo lío tenéis también en las notarías”, exclamó un Guardia Civil tras reconocerme (“a usted ya le paré el otro día”) y detener mi marcha. Todos los agentes me dejaron continuar tras asegurarse de que me dirigía a mi trabajo o a mi domicilio. He viajado con mi DNI, con mi tarjeta de notario (aunque en la foto que es de 2005 parezco mi hermano pequeño por lo que ya me la estoy renovando), con un auto salvoconducto que me he hecho a mí mismo y con el salvoconducto de mi Delegado de Distrito. Mañana espero incorporar al repertorio el salvoconducto de mi Colegio Notarial y una declaración responsable en base al modelo recogido en el Real Decreto-ley 10/2020. ¡Vaya dossier!, pero desde que multaron el otro día a Begoña Núñez, compañera de distrito notarial, pensé inmediatamente en aquello de que “hombre prevenido vale por dos”.

SEXTA REFERENCIA: UN BUEN MOMENTO PARA VER SI TENGO COSAS POR HACER.

  1. Cosas pendientes de hacer, especialmente testamentos: “Pero, ¿podré hacerlo estando en estado de alarma por el COVID-19?”. Según se dijo hace unos días en la cadena de televisión Tele 5, “se estaban multiplicando los testamentos y por primera vez en España se aplicaba el artículo 701 del Código Civil que elimina la figura del notario”. Francamente, pensé, yo no sé dónde se informan los periodistas de algunas cosas, ni a cuantas notarías o notarios llaman para publicarlas. Pero ¡si yo he autorizado dos testamentos en cinco semanas de estado de alarma! Además de esos dos testamentos ya firmados, tengo el caso de un señor que nos lo hizo preparar con mucha urgencia y que, sin embargo, ahora no nos contesta al teléfono (espero que siga vivo …) y el de una señora que hace testamento conmigo cada seis meses aproximadamente y que, claro, le tocaba hacer uno nuevo en estos días. Siempre es cuestión de vida o muerte para esta pobre señora y ¡qué le voy a decir yo! … pues simplemente que lo haga. Nada más y eso que Pinoso tiene unos ocho mil habitantes y Algueña unos dos mil a los que habría que añadir a los de las pedanías más cercanas de otras poblaciones como Abanilla, Fortuna, Jumilla o Yecla, habituales de mi notaría por mera proximidad y costumbre, por lo que no comprendo qué multiplicación testamentaria será esa o qué rasero tendrá el que haya de juzgar cada otorgamiento.

SÉPTIMA REFERENCIA: DOCUMENTOS PARA LA HISTORIA.

  1. Huella en el protocolo: En la copia se reproducirá el cuerpo de la póliza correcto con sus anexos y su numeración también correcta, si bien en la matriz habrá otras once hojas que no se reproducirán (salvo error) en las copias que se hagan ahora ni en las que pudieran hacerse en el futuro. ¿Que podría haber confusión cuando se pidan más copias o se consulte el protocolo? Bueno sí, seguramente, pero si soy yo el que sigue al frente de la notaría de Pinoso tendré que estar alerta para que no haya error y si hay otro compañero en mi lugar o el documento estuviera en poder de un archivero, el problema será de ellos, aunque solo tendrán que leerse (e interpretar) mi algo enrevesada diligencia. El asunto, insisto en la idea, es que yo no voy a tirar a la basura la póliza porque se haya producido un error que, tal vez, podría volverse en mi contra en algún momento, de proceder de otro modo.

OCTAVA REFERENCIA: NADA DE OLOGRAFOS. AQUÍ TESTA TODO EL MUNDO.

  1. Testadores: Que el testador se encuentra accidentalmente en Pinoso por causa del estado de alarma residiendo en la vivienda de su madre de avanzada edad, al cuidado de la misma y fuera de su domicilio conyugal, considerando que, aun estando razonablemente capacitado para recurrir a los mecanismos del testamento ológrafo o en caso de epidemia, los trámites posteriores de adveración y protocolización de dichas modalidades testamentarias pueden suponer un obstáculo para su futura sucesión que, de ninguna manera, desearía que pudiera llegar a ser una sucesión intestada, en perjuicio especialmente de su viuda, razón por la que me ha solicitado considerar la urgente necesidad del presente otorgamiento en el estado actual de pandemia, alarma y confinamiento.

NOVENA REFERENCIA: CESA LA URGENCIA Y COMENZAMOS A TRABAJAR NORMAL.

  1. Fin de la etapa más dura: Tras un total de veintisiete escritos de justificación de urgencia por el COVID-19 preparados desde el pasado 24 de marzo en base al criterio que sostuve desde un principio sobre la forma de abordar esta exigencia impuesta a los notarios, dichos escritos conforme a la Instrucción de la Dirección General de Seguridad Jurídica y Fe Pública, de 8 de mayo de 2020, sobre servicios notariales tras la aprobación con fecha 28 de abril de 2020 por el Consejo de Ministros del plan para la transición hacia una «nueva normalidad», han dejado de ser necesarios en cualquiera de las fases de la desescalada  puesto que ya para la Fase 0, en la que ya estábamos en la Comunidad Valenciana, se establece que “en la organización de la oficina pública notarial se atenderán los casos urgentes pudiendo ampliar a otros que no lo sean dando preferencia a los primeros”. El término municipal de Pinoso perteneciente al Departamento de Salud de Elda pasará a Fase 1 el próximo lunes 9 de mayo. Tras ocho semanas trabajando a turnos, volveremos a estar todos juntos el próximo lunes, aunque tengo previsto que no haremos todas las horas que nos corresponden hasta que no termine el estado de alarma.

DÉCIMA REFERENCIA: MI NUEVA NORMALIDAD.

  1. Mi día a día, el de mis empleados, el de mis clientes y el de mi familia han ido cambiando en todas estas semanas (y no necesariamente para mal) respecto del que había sido en los doce años que ya han pasado desde que el 26 de febrero de 2008 tomé posesión de mi tercera notaría convirtiéndome en el notario número veintiuno de la historia de Pinoso y (hasta el momento) en el quinto del escalafón en años de permanencia en la plaza. En seis años Pinoso celebrará el segundo centenario de su notaría. Les aseguro que no hay muchos municipios en España que puedan presumir de esta historia notarial tan prolongada y que comenzó en el año 1826.
  2. A trabajar los lunes: Así que desde el día 16 de marzo de 2020, de lunes a jueves llego a mi despacho a las 9:30 de la mañana y me voy entre las 15 y las 15:15. Estoy en mi casa a las 16:30 para comer. Como tarde, pero lo hago como una persona normal, no a salto de mata sobre la mesa de mi despacho. Mi mujer me espera, si aguanta el hambre, y después de comer descanso un rato, tumbado en la cama y viendo un poco la televisión. Luego me eclipso una media hora como máximo y al despertar me siento en mi despacho de casa y escribo y escribo sin parar, parando para hacer o recibir una llamada, para enviar un mensaje o un audio o para leer o escuchar uno recibido, oyendo música en YouTube, con mi mujer al otro lado de la mesa teletrabajando con su ordenador y con mi hijo haciendo sus deberes escolares (de los que reconozco que me ocupaba antes más bien poco) cuando estos le requieren de mi ayuda (la cual más especialmente siempre le había prestado su madre hasta ahora). Cenamos tarde porque comemos tarde y no hay hambre suficiente para hacerlo pronto y además cenamos más bien poco (yo bastante menos que antes). Luego vemos cine o series también hasta más tarde que antes de la crisis del coronavirus apagando la luz al borde de la una de la madrugada y levantándome sobre las 7 o 7:15 para salir de casa sobre las 8 de la mañana camino de Pinoso. Por supuesto, en cuanto he podido, he reanudado las visitas a mi madre con quien paso ahora algo más de rato que antes procurando, eso sí, no interferir en sus sagradas siestas. Los viernes procuramos tener todo resuelto en la oficina a las 14 horas a fin de llegar a casa a una hora de comer mucho más prudente que el resto de la semana. Los viernes son también ahora los días de la compra en sustitución de los lunes que lo han sido durante los doce años anteriores. Ahora el día laborable de la semana, cuando llego a Pinoso me voy directo al supermercado a comprar todo lo que no sea refrigerado (de lo fresco se ocupa mi mujer en nuestra ciudad) y encargo por el WhatsApp la carne, los embutidos y los quesos a la carnicería “El Secret” de mis amigos Ebrem y Natalia.

Terminé el libro el día 15 de junio de 2020. Salió a la venta a principios de agosto de 2020. Lo hemos vendido todo en unos ocho meses pero aún se puede comprar la versión digital y, GRAN NOVEDAD, han salido y están disponibles algunos ejemplares mas.

El resultado de la presentación no pudo ser mas gratificante. La más joven, con toda probabilidad de las asistentes, le escribió a su padre, cliente y luego amigo, lo siguiente: «Acabo de venir de la presentación del segundo libro del Notario. Y sinceramente te digo que he disfrutado mucho del tiempo que he pasado escuchándolo. Ha sido muy interesante, porque no sabía las muchas funciones que hacen. Pero sobre todo, lo que mas me ha gustado es la seriedad y compromiso que me ha dado la sensación que tiene. Además, un gustazo escucharlo hablar, empleando un lenguaje formal, pero sin exceder con tecnicismos. Cuando lo vuelvas a ver, dale mi enhorabuena por el libro y por la presentación. Un orgullo para mi, que haya profesionales como él en mi pueblo». Bueno, ya puedo morir tranquilo, ¿verdad?

Aunque poco queda por decir, si alguien quiere escuchar la entrevista de unos días antes en Radio Pinoso, aquí la tiene: «El libro tiene una visión personal de la pandemia y otra profesional»

GRACIAS A LA RADIO, A LA BIBLIOTECA MUNICIPAL, AL AYUNTAMIENTO, A MIS AMIGOS ASISTENTES Y ESPECIALMENTE A MARÍA JOSÉ, LA HIJA DE MI AMIGO.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario




 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *