idiota antipático prepotente gratis

Idiota, antipático y prepotente (trabajar “de gratis”)

Es lo que me ha llamado alguien que, hoy mismo, me hacía el siguiente comentario:

“Buenos días Antonio: Menudo bofetón me llevo, cuando al abrir tu blog, me encuentro justo con un caso de donaciones, que es de lo que se trata. Claro que cada caso es particular, pero ya me tiemblan las canillas. El caso es que cuando yo compré mi propiedad en la Comunidad de xxxxx, residía en el extranjero, por cuestiones administrativas nos exigieron una dirección en España, se pusiera la de mi padre y claro aparece como co-propietario (junto con mi madre por estar en régimen de bienes gananciales). Lo curioso es que en los borradores de la renta de mis padres, nunca ha aparecido este propiedad ni su porcentaje, muy raro, mientras que en la escritura si aparecen. Yo he sido la responsable de pagar todo el piso, hipoteca, comunidad, seguros, IBI, etc. Quisiéramos hacer una donación de la parte de mis padres a mi. Los tres estamos empadronados en xxxx. Por favor, podría informar de procedimientos, impuestos (dónde se pagarían), gastos, una notaría económica, etc. Muchísimas gracias de antemano y un saludo”.

Mi respuesta (que para un lector habitual no tendría nada de sorprendente) ha sido la siguiente:

“Buenos días Fulana: Como cuando alguien llama por teléfono y se equivoca y le dicen “aquí no hay ningún Antonio”, eso le tengo que decir hoy yo a usted: “Aquí no hay ningún Antonio”. El que lleva el blog y contesta a los comentarios soy yo: Justito El Notario. Dicho esto. Usted plantea un caso que requiere una atención particularizada que no tiene interés general para lo que necesita contactar con un abogado, asesor o Notario. Eso es lo que le aconsejo que haga. Si quiere que yo atienda su asunto, puede contactarme por aquí. Además o no se ha leído mi artículo o no ha captado correctamente el mensaje: buscar una notaría económica es un error. Hay que buscar al mejor Notario. Huya de los notarios (en minúscula) baratos, sobre todo si se anuncian como tales, como de la peste o del covid-19….. Yo no soy un Notario barato, soy un Notario bueno que cobra lo que tiene que cobrar. Saludos, Justito El Notario“.

Por cierto, son 3.346 comentarios los que llevo atendidos en estos años. Son 2 al día desde hace unos 4 años y medio.

La respuesta no se hace esperar y Fulana ya no indica para contestarme la misma dirección de correo que antes. Ahora su cuenta pasa a ser idiotaeres@gmail.com y me dice:

“Buscaré algún notario amable y educado, no prepotente y antipático como tú, hasta nunca”.

Su contestación no ha quedado impune porque en los dos comentarios siguientes, le he dicho a mi amigable Fulana:

“Su respuesta me demuestra que no se había leído el artículo y que no es lectora habitual de mi blog. Intente en otra web notarial a ver si le contestan. Saludos, Justito El Notario“.

“Y de antipático nada.  Mire usted todos los chistes que cuento. Pregúntele al Notario al que vaya por mi y verá lo prepotente que soy. Saludos, Justito El Notario“.

Venga, vale ni ella ni yo hemos utilizado bien el término y puede que hasta me haya considerado indebidamente un buen profesional y me haya atribuido un reconocimiento popular que no sea tal, pero, francamente, ¿saben lo que pasa? Pues que uno ya se aburre de TRABAJAR GRATIS.

Fulana quería que le informara (nada menos) que de:

  1. Procedimientos.
  2. Impuestos.
  3. Dónde se pagarían.
  4. Gastos.
  5. Una notaría económica.

Y lo hace llamándome Antonio (el nombre del anterior consultante), dejando claro que no se ha leído mi artículo porque si se lo hubiera leído no se le hubiera ocurrido preguntarme por una notaría económica. En fin, ofende a mi inteligencia (oigan, que soy un prepotente) y, dando por hecho que le contestaré (me da las gracias “de antemano”), se despide.

Ante mi reacción me llama IDIOTA, ANTIPÁTICO Y PREPOTENTE.

Por cierto Señora, eso de poner bienes a nombre de otro por razones espurias está un poquito mal.

Trabajar gratis

Vengo hablando de este tema desde hace unas semanas con mi amigo Borja Colón de Carvajal.

Ayer mismo Borja me enlazó con este fantástico artículo de Amalia López Acera sobre el tema de trabajar gratis y hoy me insultan por explicarle algo a alguien sin ambages. Por supuesto, lo primero que algunos dirán será: “Pues no lo hagas” y ya está. Vale, sí es una opción pero, habrá un punto intermedio, ¿no? Imagino que alguien puede pensar en algún momento en corresponder, en ofrecerse, en decir ¿te debo algo?, “oye, lo que haga falta”, “tienes aquí un siervo, un admirador, un esclavo”, algo COÑO, algo, que algunos son unos jetas de tomo y lomo y si osas decirlo encima te ponen a bajar de un burro. Ya lo dice otro amigo: De cada diez personas que te podrían dar las gracias por algo, solo una lo hace. Bueno las gracias las da más de una, pero corresponder … OIGAN, ESO YA ES OTRA COSA. Para esa otra cosa, tengo instalada desde hace tiempo en mi blog esta opción. Los Amigos de Sivakasi se lo agradecerán.

Fulana se lo ha ganado ….

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario



 

10 comentarios

  1. Buenos días:
    Me pareces una persona muy muy generosa.
    Ya de por sí, tu trabajo es seguro que no te deja mucho tiempo libre. Además tienes familia. Y dedicas parte de tu tiempo libre a animar a opositores y a abrir debates jurídicos muy interesantes cuando no a aportar soluciones.
    En fin, que estupendo y gracias.

    • Buenas tardes Arancha:
      Pues .. que quieres que te diga …
      Mi oficiala siempre me dice … “jefe, nadie sabe lo que usted hace”.
      Me consuela y tus palabras también.
      Saludos y gracias, Justito El Notario.

  2. Buenas tardes Justito,

    Mi mas sincera enhorabuena a tu respuesta. No se puede ser más cara e impresentable que esa señora.

    En fin, por desgracia, abundan ese tipo de personajes por la sociedad.

    Muchas gracias por todos tus artículos. A los profesionales del derecho nos gusta leerlos aunque sea en los momentos que tenemos para desconectar un poco del trabajo, pero que, en realidad, seguimos aprendiendo cosas con usted.

    Un saludo.

    • Buenas tardes Luis:
      Gracias por tus palabras.
      Doña Fulana, muy taimada, como quien no quiere la cosa, suelta su consulta requiriendo un tratado, un completo de asesoramiento en materia de donación y se queda más ancha que larga.
      Me pilló en el día y hora perfecto para explicárselo a alguien. Le tocó la china que tantos se sorteaban.
      Y no es el primero que se lleva una dosis de espabilina como dicen en la radio.
      Saludos y gracias, Justito El Notario.

  3. Estimado Justito:

    Desde mi condición de Abogado te entiendo perfectamente, y te agradezco el esfuerzo que haces desde tu blog por compartir cuestiones jurídicas de enorme interés, y gratuitamente, lo que hace más notable tu dedicación y digno de elogio que nos regales tu tiempo a los demás que te seguimos, porque la calidad de tu blog lo merece. Así que vaya por delante mi sincero agradecimiento.
    En cuanto a los/las “caraduros/as” o “jetos/jetas” (para ser políticamente correcto y nadie se ofenda), y con mas de veinte años de profesión a mis espaldas, veo que cada vez abundan más, se propagan como el Covid … La única vacuna contra este virus de la falta de respeto al profesional, que en mi profesión va en aumento, en parte, por culpa de muchos “compañeros” (me refiero a mi gremio de la Abogacía, cada vez más masificada) que están “tirando el mercado” (y no se dan cuenta o no les importa que es pan para hoy y hambre para mañana), es tener la perspectiva que tu defiendes, dignificando la profesión, cada uno la suya, que también es defender la dignidad personal de uno mismo. Un profesional que no se valore a sí mismo, difícilmente será valorado por los demás.
    Gracias por tu contribución para hacer más grande y bonito el mundo del derecho y por defender el respeto hacia la labor del profesional.

    Un abrazo.

    • Buenas tardes Pedro:
      Gracias por tus palabras.
      El caso es que yo he traspasado recientemente una línea roja.
      Por razones que no vienen al caso (sí que vienen pero no las quiero exponer aquí) estoy sufriendo que cuando, tal vez (en realidad estoy seguro de ello), podía haber llegado el momento de que una serie de personas me respondieran con su cuota de generosidad recíproca pues no lo han hecho. Esa falta de correspondencia cuando yo he necesitado algo es lo que me está llevando a cortar el grifo de una serie de cosas que ya no estoy dispuesto a seguir haciendo del mismo modo.
      A partir de ahora haré cambios y me sentiré mejor.
      Gracias compañero, de nuevo, por tus palabras, un abrazo, Justito El Notario.

  4. Eva Fuentes Gallego

    ¡Qué curioso Justito!
    Hoy nos ha pasado lo mismo pero en mi sector.
    Tiempos de coronavirus, piden presupuesto de mobiliario de cocina, pero no saben ni qué marca, ni qué modelo, ni qué quieren, se les atiende vía WhatsApp ( poca expectativa de venta), se les da el presupuesto.
    Sin respuesta.
    El posible cliente solicita 3D,no existe puesto que no ha elegido nada, se le dice que no existe.
    Y llama a mi empleada de todo menos guapa.
    Así se las gastan algunos.
    Me estoy tomando una caña con caracoles a la salud de las buenas personas, que las hay y nos hacen olvidar a estos mequetrefes.
    Le he dejado una con manducare pagada, para que recuerde que, somos muchos los que le leemos y agradecemos sus publicaciones.

    • Hola Eva:
      Mucha gente es absolutamente inaguantable.
      Menos mal que el blog me sirve de válvula de escape.
      Tengo muchas perlas escondidas que utilizo cuando sale algún tema y ya se me ha pasado el calentón.
      Gracias, un abrazo, Justito El Notario.

  5. Buenas tardes Justito, recibe mi simpatía y comprensión por el esfuerzo que has hecho en contestar a la señora Fulana.

    Tengo entendido que cuando uno abre un blog en Internet, al parecer firma un contrato secreto con el éter por el que se compromete a soportar todo tipo de preguntas, imposiciones, órdenes, recomendaciones-no-deseadas, insultos y vejaciones. De pagar ni hablamos.

    Por sacarte de este incidente pero sin abandonar el asunto en cuestión voy a compartir contigo una anécdota personal del mismo cariz que sufro A DIARIO:

    Mi hermano Josemy, q.e.p.d. era un aficionado a restaurar motos antiguas en sus ratos libres, llegó a tener más de 120 motos clásicas, o sea viejas, de las que nunca compró ninguna, se las regalaban o las sacaba de los vertederos, quizás alguna la compró al peso en un chatarrero y todas las dejó magníficas, en perfecto estado de funcionamiento y con sus papeles en regla.

    En un momento dado y animado por mí, decidió crear un blog (tallerdeclasicas.com) ilustrando el proceso de restauración de las motos que iba recuperando, movido por su interés en enseñar a los demás cómo lo hacía y sin ningún propósito comercial ni económico.

    Cuando falleció y como homenaje a su trabajo decidí conservar abierto el blog, tal y como se explica en el último artículo que se publicó, que dejaba bien claro que el taller de clásicas echaba el cierre por fallecimiento de su autor y que no persigue ninguna actividad económica. Es un blog muy visitado por los aficionados.

    Bueno, pues no hay día que no reciba uno o varios mails consultando cosas, lo cual en principio es halagador. Lo malo es que generalmente esos mails dan por sentado que ese “contrato etéreo secreto” del que hablaba al principio da derecho a exigir e importunar con malos modos. Al principio respondía “a tu estilo”, pero se me llegó a agriar la sangre tanto que decidí que solo respondía a los mails que contuvieran las palabras mágicas (Por favor….gracias), naturalmente para explicarles que lamentamos no poder atender su petición por ausencia definitiva del experto.

    Ahora duermo mejor.

    • Querido Gildo:
      Efectivamente, ¡las palabras mágicas¡
      Algunos no dicen hola, ni adiós, ni gracias, ni por favor.
      En estas semanas hago la compra en tiendas y supermercados de Pinoso y caí en la cuenta (y me salgo un poco del tema) de que en el super me llaman de usted y caballero y, en cambio, en la notaría, la gente me trata de tu y, en cualquier momento y, si se tercia, campeón.
      En fin, estoy cambiando, te lo juro.
      Desde enero hasta ahora, estoy cambiando. Hubo una gran inflexión en mi vida cuando murió mi padre y ahora se está produciendo otra.
      Un abrazo, Justito El Notario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *