publicidad para notarios

Publicidad “notarial”: frutas, pijamas, saber más, elegir bien, herencias buenas y malas y “no se puede saber de todo”

“A ver si asociando la hipoteca y la Banca con cosas amables como las cerezas, las naranjas, los limones y los pijamas conseguimos quitar el mal rollo a la gente”, deben pensar los publicistas. Pero, ¿tendrán hipoteca estos señores? Seguro que la tienen, “casi todo el mundo tiene una” y como son profesionales de lo suyo, presupondré que confían en que con estos mensajes, la gente tenga mejor rollito con sus Bancos y con las hipotecas. Pero a mi no me engañan … y creo que hoy no engañan a nadie, aunque le ponen al lobo disfraz de cordero, o de cereza, de naranja o lo visten con pijama, según el caso.

Solo falta que pidan permiso a “Los Ronaldos” para poner como banda sonora del anuncio aquello de “Me gustan las cerezas, me gustas tú”. Supongo que Coque Malla no se dejaría….

Yo creo que la hipoteca es cereza porque cereza es el color del Banco, pero lo del pijama es menos subliminal: “Mi gestor sabe que soy más de firmar en pijama”. Pues con mi gestor (que supongo que estará en pijama a horas similares a las mías) yo no hablo de nada de lo que suelo hacer en pijama; además si yo negocio en pijama y él estuviera aún de traje y corbata, me llevaría ventaja pues él tendría la metralleta en la mano y yo solo un vaso de leche y hasta puede que me haya tomado la pastilla para dormir o, lo que es peor, él podría estar tan relajado y fuera de lugar, tan desganado en su estado pijamil que querría liquidarme lo antes posible, lo que no supone que lo hiciera en las mejores condiciones para mí, sino seguramente para él, usease, para su entidad.

Yo cuando estoy en pijama, estoy normalmente tirado en el sillón o en la cama y en ese momento todo lo más que podría querer hacer es consultar un saldo, hacer una transferencia, organizar un viaje o comprar un regalo de boda y hacer los pagos oportunos, pero no creo que nadie quiera ni negociar, ni firmar (si es que se pudiera y aquí van a saltar los amantes del blockchain), ni que le expliquen una hipoteca (otra cosa es que relajadamente te informes para luego ir a la negociación con el mono de trabajo y hasta, si hace falta, con guantes de boxeo).

Hace años que casi no piso una oficina bancaria para nada, todo lo hago por Internet y negocio por correo electrónico o por teléfono, pero cuando llega el momento de la verdad, dejémonos las cerezas, las naranjas (también relacionadas con el color del Banco), los pijamas y las chorradas porque ha llegado el momento de partir el bacalao y ya no caben las bromas, que te vas a “casar con el Banco” y tonterías las precisas.

En resumidas cuentas, pienso que el mensaje es justo el contrario al que debería de darse

Las hipotecas no son de color cereza, ni naranjas, ni amarillas, si algún color tuvieran, serían más bien negras y si alguna señal pudiera identificarlas es de la de PRECAUCIÓN, WARNING, o NO TOCAR, PELIGRO DE MUERTE y no se negocian, ni se firman en pijama. En pijama uno se cena un bocata con una bandeja sobre las piernas y charla con su familia, pero no se obliga para treinta o más años.

Se intenta asociar un producto de larga digestión con algo fresco y ligero cuando la hipoteca tiene peor digestión que la de la boa constrictor

Los ataúdes y las funerarias no cuentan con mucha publicidad y siempre que necesitas algo de esto, se encuentra, ¿no? ¿Cómo se anunciaría un bonito ataúd o una funeraria eficaz? Pues algo así es lo que ocurre con las hipotecas…

Muy ocurrente, pero muy irreal. No comparto la visión en absoluto.

La buena publicidad de los Bancos: “Cuanto más sabes, mejor decides”

Tengo que reconocer que este eslogan bancario para promocionar una “plataforma de comunicación” o “funcionalidad que permite a los clientes disponer de un diagnóstico personalizado sobre el estado de su salud financiera”, es muy bueno y pone de manifiesto una gran verdad.

Me parece muy bien que un Banco venda seguros, alarmas o televisiones, pero hay que venderlos honradamente, con la verdad por delante, haciendo números al cliente si es preciso (y a mi entender siempre es preciso por lo que no se entiende que algunos vengan a echar sus números conmigo en vez de echarlos con el Banco). Además si es que ¡no les haría ninguna falta¡ Si es que con la verdad por delante, los consumidores y usuarios de los Bancos firmaríamos igual y les compraríamos alarmas igual, porque no nos queda otra y/o nos interesa hacerlo, por lo que no entiendo porqué insisten en hacer las cosas mal cuando haciéndolas bien, tendrían como mínimo el mismo resultado.

Unos meses después llega el slogan: “Va a ser un largo camino juntos, elige bien”

En este caso nos lo traen los mismos que los de la Hipoteca Naranja.

Y es que es cierto, ¿por qué se iba a gastar la broma de casarse con el Banco tan habitual después de firmar una hipoteca? Pues porque la hipoteca no es para toda la vida, pero poco le falta. Es para una enorme parte de la vida adulta, para prácticamente toda tu vida laboral. Así que tengan o no tengan los de ING la mejor hipoteca, es completamente cierto que el camino va a ser largo y que hay que ELEGIR BIEN.

Edp la vida está llena de herencias

No sólo los Bancos recurren a los temas notariales para su publicidad. La eléctrica EDP (no sé si con mucho acierto) habla de herencias en su reciente anuncio.

“Tranquila, no se puede saber de todo”

También la inmobiliaria Gilmar entra de lleno en un asunto notarial (compraventas de inmuebles) que le es más cercano que lo son las herencias para EDP.

“Tranquila Carmen, de eso ya sabemos en Gilmar“.

gilmar y los notarios

Carmen es una Notaria.

Me gustan los anuncios (hay otros con otras profesiones) porque hacen pensar y te dan ganas de volverlos a leer, pero no tengo del todo claro lo que quieren transmitir.

¿Deja bien o mal a los Notarios? ¿Los Notarios no lo saben todo y patinan cuando hablan de los que no saben? Pues como todo el mundo, ¿no?

En contacto con mi publicista de cabecera me dice:

“Lo que han hecho ha sido utilizar varias profesiones (chef, médico, Notario…) para explicar que no tienes que saber de todo, que cada profesional tiene que dedicarse a lo suyo y “no meterse” en otros campos, en este caso el inmobiliario. No es en sí una campaña para dejar mal a los Notarios ya que hay otros “implicados” pero sí que los utilizan de ejemplo como profesionales que pueden “pisar” otras especialidades”.

gilmar y los notarios

Eso sí cuando alguien utiliza la expresión “doy fe”, no puedo evitar pensar para mis adentros “aquí el que da fe, soy yo”.

Línea Directa, Matías Prats y el seguro hogar una vez pagada la hipoteca

Interesantísima la propuesta de Línea Directa para aquellos que han terminado de pagar su hipoteca y por inercia continúan teniendo su seguro hogar contratado con el Banco con el que tenían el préstamo o crédito hipotecario, sin plantearse ninguna alternativa. Sobre el asunto hablé en este post cuya lectura aconsejo para terminar de desentrañar lo que Matías nos apunta en el acertado anuncio, a mi parecer (como jurista y como consumidor) en cuanto a este tipo de seguro una vez que la hipoteca termina.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario



 

Un comentario

  1. es bueno tenerlo en cuenta para cuando terminemos de pagar la hipoteca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *