herencias tarifa plana

Herencias con tarifa plana

Advertencia: En la web “Justito El Notario”, su titular y responsable Miguel Prieto Escudero, no asesora ni aconseja ni lo ha hecho nunca desde la apertura del blog el 20/11/2015. Aquí únicamente se informa, se divulga (o al menos se intenta) y se opina (con mayor o menor grado de acierto). El contacto, colaboración o comentario a las entradas, no puede entenderse en ningún caso como un acceso telemático a mi notaría ni conducente a la firma de un documento público en la misma. A esos fines deberán dirigirse a mí por los cauces oportunos, pero nunca por la vía de mi blog que constituye una actividad completamente privada y no está conectado con la web de mi notaría.

«Oye Justito, ¿es que se han digitalizado las herencias?». No, no, se ha digitalizado nada de nada (bueno, pronto se digitalizará el derecho de sociedades).

«Te lo digo porque he leído que existe una fórmula que pretende facilitar una alternativa para reclamar o planificar una herencia. Hablan incluso de democratizar y hacer mas transparente el mercado de las herencias y ponen un precio de 2.999€-5.500€ a cambio de ocuparse de todo. Tienen hasta tarifas planas». Pues mira, no hay nada que democratizar ni que transparentar y el coste no me parece ninguna ganga.

Cuando un amigo me habló de las herencias con tarifa plana consulté mis estadísticas (estábamos en octubre de 2020) resultando que había firmado en los diez primeros meses de 2020 un total de veintisiete herencias cuyo coste en la notaría (IVA incluido) por franjas fue el siguiente:

  • 0-500 euros: 1
  • 501 a 1000 euros: 9
  • 1001 a 1500 euros: 8
  • 1500 a 2000 euros: 3
  • 2001 a 2500 euros: 3
  • 2501 a 3000 euros: 3

Diecisiete de veintisiete no han costado mas de 1.500 Euros. Ninguna llega a la tarifa de un servicio que no sé que mas ofrece pero que en mi caso comprende, en la mayoría de las ocasiones, los impresos de liquidación del Impuesto de Sucesiones y de otros actos jurídicos que las herencias (sobre todo en los pueblos) suelen incluir (rectificaciones descriptivas, obras sin declarar, segregaciones, agrupaciones y hasta donaciones dentro de la misma escritura de herencia) que no he excluido para hacer mis cálculos porque si los excluyera el coste caería considerablemente (serían mucho mas baratas). La factura es la de todos los que heredan (viudo o viuda incluido) no la de cada uno de ellos. Soy de la opinión de que hay que aprovechar cada transmisión para actualizar las propiedades con todo lo que puedan tener digamos que «anticuado» o «desactualizado» a fin de que el nuevo propietario, la nueva generación, adquiera los bienes «niquelados». Sé que es una forma de actuar que no es mayoritaria y que tiene un coste negativo en una notaría, puesto que relentiza el trabajo, asusta a otros (malos) profesionales (que ven peligrar su minuta) y disgusta a ciertos clientes que no valoran (hasta que les surge un problema o tienen ocasión de contrastar servicios similares) lo verdaderamente fundamental: una escritura bien hecha que paga los impuestos «precisos» (que ahorra impuestos en el futuro) y que no da problemas en otras instancias secundarias.

Siendo así, a todas luces el precio de la herencia democrática y transparente parece muy desproporcionado. Una herencia tiene faena (a veces muchísima faena) y en muchas ocasiones (hasta diría que en la mayoría y que no hay una buena educación o costumbre al efecto) ayuda la presencia de un (buen) profesional externo a la notaría que depure lo máximo que sea posible. Hay depuraciones muy complejas que deben estar bien remuneradas. Es por eso que vender la moto de la herencia democrática y transparente de manera general y llevarse 3.000 pavos calentitos cuando yo he firmado en diez meses tres herencias que superen los 2.500€ (y ninguna por encima de los 3.000 €) me parece un cobro excesivo por el servicio prestado que es muy fácil que no suponga mas que recopilar parte de los papeles necesarios y encalomarle el asunto a la notaría que elijan. No puede costar más el servicio accesorio que el principal sobre todo si el accesorio no incluye (y no lo incluirá) mas que sus servicios y gestiones pero no la factura de la notaría, las de los registros de la propiedad, ni los impuestos devengados. Los 3.000 € son para ellos y todo lo demás, lógicamente, lo pagará el cliente.

A mí estos me parece que son como los que nos iban a enviar de vacaciones con el blockchain. Creo que como dijo alguien en Twitter:

«Al final será lo de siempre. Te traerán las cuatro «emes» que han conseguido de primeras de “su” cliente; te dirán que les hagas la herencia para tal día y que si no puedes se la llevan a otro para cobrar ellos más que tú y diciendo a cuatro vientos que ¡la notaría es carísima!«

Otro día hablaremos de los inventores de los «Servicios de notaría sin salir de casa». Debe ser algo así como pasar la revisión del coche sin llevarlo.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario



 

5 comentarios

  1. Estimado Justito:

    Mi nombre es Javier Alcocer y soy uno de los que ha montado Heritae, al que bien etiquetas en tu Blog.
    Te invito a que visites nuestra web, que hemos actualizado, te leas nuestras condiciones y vuelvas a escribir otra nota con lo que te parece (como tan amablemente hiciste en este caso).

    En cualquier caso, sería un placer charlar sobre maneras en las que los notarios y los abogados podemos hacerle la vida más fácil al ciudadano medio.

    Un saludo,

    Javier

    • Buenos días:

      Lo haré. Gracias.

      Te aseguro que yo contribuyo a diario (no lo procuro, lo hago) a hacer mas fácil la vida a mis clientes. Otra cosa es que ellos sepan captar la diferencia entre un buen profesional, uno malo, otro malísimo y otro que ni fu, ni fa. Por supuesto, los (malos) profesionales que pululan a nuestro alrededor son culpables en buena medida de que el ciudadano no consiga lo que quiere de la mejor manera posible.

      Después de casi veinte años de profesión tengo la sensación de que lo único que podemos hacer es ser íntegros y profesionales cumpliendo con nuestra cuota social de responsabilidad para que todo vaya bien (o mejor), las batallas corporativas, colegiales, institucionales o grupales son inútiles. Alguno se convencerá en hacer las cosas bien y el resto seguirá haciendo lo que le venga en gana.

      Todos queremos vender y me parece fantástico hacerlo ofreciendo información realista y sincera.

      Me pongo de tarea una consulta a vuestra web. Saludos y gracias, Justito El Notario.

  2. Hola, Justito: En casos de máxima especialización, sí, puede ser honesto y adecuado, sin duda, pero, como bien dices, a cualquier herencia, como que no. ¡Abrazo de vuelta!

  3. «Tarifa plana» es una de esas frases de Marketing que se usan sin conocer ni su razón ni sus implicaciones. Surgió en una empresa de consumo recurrente que tenía absolutamente controlados sus gastos y el consumo de sus clientes (consumo regular de un producto estándar, sin picos grandes entre los límites máximo y mínimo). Así que leerla junto a «herencias» hace que se me pongan los pelos de punta y se me caigan los palos del sombrajo. Primero, porque las circunstancias de las sucesiones, incluso las que muestran una situación de partida similar, pueden otorgarles unas diferencias como las que hay entre un huevo y una castaña, tan parecidas como la velocidad y el tocino. Segundo, porque si un cliente tiene más de tres herencias al año, durante más de dos años (que es lo que se requiere para hacer un estudio del consumo medianamente fiable)…En fin, pobre. Pero lo peor y que no me puedo quitar de la cabeza, es el mensaje que se lanza: «Hacemos herencias como quien hace churros, que hecha una, hechas todas». Luego, se ve lo que se ve cuando ya no hay remedio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *