radio nocturna ivoox

Del “ra, ra, ra” a Ivoox

Treinta y cinco años de radio oyente tuvieron un giro inesperado de 180º hace ya casi un año.

“La gran movida” aquel programa algo “golfo” (golfo de 1984) que escuchaba de madrugada cuando en casa todos ya dormían y yo estaba solo en mi habitación pues mi hermano mayor, con el que compartí habitación toda mi vida hasta que él se casó, estaba “estudiando” en Madrid, fue la primera de mis sintonías habituales.

En aquellas noches de movida, apagaba la luz de mi habitación, iba de puntillas por el pasillo a donde mi madre solía dejar el tabaco, le cogía un pitillo y volvía a la cama donde con la luz encendida y una caja pitillera metálica de un medicamento de la época de Maricastaña me fumaba, deleitándome, aquel sabroso cigarrillo mientras escuchaba las historias de muchos jóvenes algo mayores que yo (que andaba por los dieciséis años) que debían estar en plena movida madrileña y a quienes oía a 512 km de distancia.

Años después llegó el programa de cine de Ángel Pumares que creo que se llamaba Polvo de Estrellas. Pumares fue volviéndose cada vez más histriónico e inaguantable. Aquellas broncas que echaba a la gente cuando preguntaba chorradas eran memorables y divertidísimas. Las mejores de todas eran aquellas que montaba a los que le pedían que explicara el significado del final de la película de Mickey Rourke, “El corazón del ángel”.

Acabé harto de Pumares y me fui a la radio deportiva con José María García que paso de hacerme gracia a aburrirme también soberanamente, así que me refugié durante un montonazo de años en El Larguero con José Ramón de la Morena. Por allí pasaron Michael Robinson, Alfonso Adsuara, Jorge Valdano mientras yo seguía, sin aburrirme, escuchándoles durante largos años. Cuando se montó aquel follón y se quedó con Manolete, Bustillo y poco más, yo también me fui. No me fui inmediatamente pero me fui al poco con los que se habían ido a la Cope, hasta que tanto fútbol y tanto Madrid, me han acabado sonando a lo mismo que me sonaba lo de de la Morena.

Una noche de festival FICC, Juandi y Uge, su chica, me hablaron de Ivoox y mi vida ha cambiado. Ahora elijo lo que me da la gana todas las noches. Devoro programas de nazis, de la Guerra Civil, de la Guerra de la Independencia, de misterio, hasta que me giño de miedo, y de cosas históricas en general que son las que más me gustan. Duermo mucho mejor gracias a Ivoox y ya está punto está de cumplirse un año desde que estoy con ellos.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario



 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *