criticas nada antes que opositar

Críticas y comentarios a “Nada antes que opositar (Nihil prius oppositio)”: “Lectura muy recomendable que habla sobre la fuerza de voluntad y la disciplina” 

Curiosamente hay amigos, compañeros, conocidos y familiares que se sorprenden, al leer mi libro, de lo mal que lo pasé durante tantos años. “No sabía que había sufrido tanto”, “no sabía que lo había pasado tan mal” y otros comentarios similares están siendo habituales en estas semanas que han transcurrido desde que el libro salió a la venta el 8 de Enero de este infausto 2020. Lo cierto es que yo también me he sorprendido mucho por esos comentarios y por las críticas positivas (negativa, en realidad, solo hay una) que, en general, he recibido a  “Nada antes que opositar (Nihil prius oppositio)”. Por eso me he animado a recopilarlas en esta entrada de mi blog.

Cliente: “Una lectura muy recomendable y que habla sobre la fuerza de voluntad y la disciplina”. 

Notario, compañero de oposición: “Pues me ha gustado mucho. Produce muchas emociones encontradas; te hace reír, sufrir, te reconforta y te reconcilia. A un opositor no sé que le producirá. Una de cal y otra de arena, como la vida misma”.

Notario y registrador que fue uno de mis preparadores del tercer ejercicio:“He leído tu libro casi de un tirón. Escrito con sencillez y autobiográfico, cargado de anécdotas alguna graciosa como el acta de la mili. Me sorprende que guardes tanto material de la oposición y de Paniagua (hoy Paco Herrero) y Calvo. Es lógico que hayas tenido altibajos y que en algún momento pensaras en tirar la toalla pero final y afortunadamente remontaste. Muchas gracias por tus cariñosas referencias a mi persona y en general a los preparadores, aunque al parecer hubo alguno poco capacitado desde el punto de vista humano. A algunos que citas los he conocido aunque de referencia. No es el caso de Eduardo Llagaria al que he conocido personalmente y con el que he coincidido en alguna oposición entre notarios: un gran jurista; es normal que le tengas admiración, como yo …. Creo que Antonio Uribe, con el que coincidí en Madrid, tenía razón: el gran artífice del triunfo es el opositor. La materia prima la constituye el opositor y con una buena materia prima se hace un buen plato, solo hay que tener cuidado de que no se queme y que esté en su punto y, como los buenos cocineros, tratar con cariño esa materia prima. De nuevo, enhorabuena y muchas gracias. Un fuerte abrazo y participa de él a tu esposa que buena parte del éxito le corresponde“.

Hermana de Notario: “Viví muy de cerca las oposiciones de mi hermano, de hecho, estaba al otro lado de la pared. Le oía cantar continuamente, le tomaba artículos del Código Civil, le ordenaba y clasificaba los temas mientras él estaba en la academia, discutíamos los casos prácticos que le ponían desde el primer día para ir preparando el dictamen y le acompañé a los cuatro exámenes. Aún así creo que hasta ahora no había sido consciente de la inmensidad de la oposición. Lo primero que le digo ahora cada mañana es “no sé cómo pudisteis aprobar”. Al leer el libro me visualizo en ese momento ante el tribunal, sacando las bolas y teniendo que recordar y “cantar” a la perfección y a toda velocidad unos temas al azar entre cientos y, quizás porque yo carezco de una buena memoria, me parece algo imposible de hacer. El libro está haciendo que admire aún más a los opositores, a los que consiguen plaza, y también a los que no“.

Amigo del colegio casado con ex opositora a notarías y registros: “Me encantó el libro, pero me hizo sufrir en algunos pasajes, sobre todo cuando relatas tu parálisis de rendimiento y que no podías estudiar. Me provocaba cierta angustia el ver cómo sufrías, aunque luego es cierto que a base de eggs y como tú dices de una pequeña dosis de suerte fuiste capaz de sobreponerte y lograr el éxito. También el imaginarte en el zulo me provocó bastante desazón. Es lo que tiene el libro, te hace meterte en el personaje y sufrir con él, porque aunque sabes que el final es bueno, el camino es muy duro. En resumen, gran libro y como te dije, 100 por 100 Miguel Prieto“.

Notario, coetáneo en la preparación y amigo: “Acabo de terminar tu libro y me ha hecho situarme en Sevilla, en Madrid, en Barcelona …. he revivido los miedos (cosa que no te agradezco) pero también la satisfacción por el esfuerzo y por el premio conseguido. Me ha gustado. Gracias por la dedicatoria y un abrazo“.

Amiga casada con un  opositor (también amigo) que aprobó: “Enhorabuena me ha gustado mucho si bien es verdad que es más para opositores de notarías aunque alguna cosas he yo aprendido también. Describes tan bien esa angustia vital vivida que hasta uno la siente leyéndote y eso es increíble. ¡Una crítica a la editorial porque la letra es mortal aún con gafas de presbicia! Quizás sea porque el público al que va dirigido es un joven opositor/a al que, sin embargo, no habría que desgastar más su esforzada visión. Geniales tus agradecimientos. Las anécdotas y las cartas de Mamen me han encantado (ella también podría escribir). Todo está muy bien hilado o al menos me lo parece a mi, aunque no soy una experta. Considero muy útiles los consejos a este tipo de opositores. Creo que debe ayudarles mucho. También servirá para ayudar a divulgar que es un Notario. ¡Felicidades y disfrútalo mucho junto con todo lo conseguido, que lo tuyo has pasado! Eres un crack. Once años, pero ninguno en balde porque ahora tu proyección va más allá de ser un buen Notario. Sin esa experiencia no hubieras escrito este libro. Creo que este libro es el que necesita la mayoría de los opositores para tener esperanza y continuar. Quedamos pronto para que nos lo firmes o ¿tendremos que ir a la Feria del Libro de Madrid?”.

Amigo, oficial de Registro de la Propiedad: “Las primeras sesenta páginas son entretenidas. El símil del miedo con los toros está muy logrado. El resto lo veo muy repetitivo. Quizá un opositor disfrute con la lectura. Los que conocemos un poco lo que es un Notario o un registrador lo vamos leyendo, pero el ciudadano de a pie no lo acaba. Es mi opinión objetiva, eso sí la opinión de un amigo que te felicita porque hay que escribirlo y eso sí que no lo hace cualquiera”.

Notario, coetáneo de oposición: “Te doy la enhorabuena por tu libro, me ha gustado mucho y me ha traído muchísimos recuerdos. Soy también un amante de las estadísticas y, en cierto modo, tenemos muchas cosas en común. Padre y hermana Notarios y también aprobé tras una doble reserva. Como curiosidad nos jubilaremos uno detrás de otro pues eres solo cinco días mayor que yo. Reitero mis felicitaciones”.

Notario: “Genial. Suenas igual de bien en vivo que escribiendo. Sin duda, tienes una capacidad impresionante para transmitir en todos los registros”.

Notario, amigo y compañero de oposición: “¡Me ha gustado¡ Me he reído en algunos pasajes aunque echo en falta algunos detalles que entiendo que no se pueden contar. Alguna parte me ha resultado, no sé si es la palabra exacta, triste. Concretamente me refiero a la parte en que hablas de tu crisis. Lo he leído en apenas tres días, pero claro yo no puedo ser objetivo porque me afecta una parte. En general, da una visión bastante exacta de lo que es la oposición cuando tienes que invertir tantos años. No fue mi caso, pero mi mujer se ve identificada en muchas de las cosas que cuentas. Mi presión no fue el tiempo; la mía fue la situación económica en mi casa. Cada uno sufrió lo suyo”.

Notario: “Me ha encantado tu libro y no lo digo sólo porque esté bien escrito o porque sea muy ameno o porque trate de algo que me es muy familiar…. sino por todo lo que vuelcas en él“.

Notario: “Yo también tardé lo mío en aprobar, lo conseguí con una reserva tras suspender en una convocatoria en la que sobraba muy poca gente y en la que casi que aprobó todo el mundo menos yo. Tuve un bajón, me mediqué y tuve cien mil inseguridades que cambiaron completamente la percepción que tenía de mí misma. Me parece que haces muy bien en dar a conocer el “aspecto psicológico” de la oposición que es tan desconocido y del que todos, salvo unos pocos privilegiados, algo sabemos. Parece que al aprobar no nos hemos de olvidar de ese otro esfuerzo que supone, no solo estudiar, sino salir de los baches y de lo que yo llamaba “la soledad del alma”. Creo que tienes toda la razón y que no hay que olvidarlo. Me parece muy importante que des a conocer estas situaciones por las que pueden pasar “personas que además son opositores” para que los preparadores, las academias y ellos mismos vean que estas cosas puedan pasar e intentar solucionarlas con naturalidad, yendo al psicólogo o al médico de cabecera como hice yo pero sin escondernos o avergonzarnos por ello. Creo que contando todas tus experiencias ya estas ayudando a muchos“.

Candidato a opositor: “¡Fabuloso! Tenía que haber más gente como tú. No es un libro de autoayuda, pero ayuda. Solo decirte que a través de tu historia forjarás o abrirás el camino de más estados felices del hombre. Desde luego que yo lo voy a intentar y además con muchas ganas y fuerzas. Tienes un don, que es el de hacer de tu propio sufrimiento de opositor un trampolín que sirva para muchos y ahí me incluyo yo. En un par de semanas empiezo a estudiar. Gracias por todo lo que has hecho por mi; me has traído de nuevo la motivación y las ganas a pesar de los problemas que he atravesado y atravieso. Espero que me puedas seguir ayudando. Mil gracias”.

Notario: “Querido Miguel: Tengo tu libro encima de la mesa y me está estorbando hoy todo el mundo. ¡Está de maravilla estructurado! Es mucho más apetecible y se sigue mucho mejor que que tus historias del blog. ¡Felicidades! Es ameno y ¡tan humano! Rebosa sinceridad, humildad y orgullo a un tiempo y una inmensa capacidad de comunicar”.

Amigo y funcionario: “Enhorabuena por tu libro, Miguel. Acabo de leerlo casi de un tirón. Me ha gustado mucho. Está muy bien escrito. Resiste también escribiendo (a pesar del trabajo que seguro te lleva) y ganaremos todos tus lectores. Un abrazo.”

Amigo: “Me está encantando el libro….lo estoy consumiendo poco a poco como todo aquello que merece dedicación…..”

Asesor fiscal y laboral y amigo: “Buen libro el tuyo, ya llevo más de la mitad. Mi comentario para el New York Times sería: “En su libro, Prieto nos acerca a la figura del antihéroe notarial, hace de los sucesivos fracasos virtud, consagrando y elevando a su máxima categoría al esfuerzo y a la perseverancia, tan denostados ambos en beneficio del éxito rápido en una sociedad  que no deja de correr sin saber hacia dónde va”.

Notario y autor de algunos de los temas que estudié durante la oposición: “Enhorabuena por tu libro. He disfrutado mucho con su lectura”.

Opositor: “Tu libro se ha convertido en mi “hermano mayor” para la oposición. Leo y releo tus vivencias, tus experiencias y tus consejos …”

Amigo: “Tengo la suerte de conocer a Miguel personalmente. He compartido muchos momentos de ocio con él, una vez que ya era Notario. En nuestras conversaciones, off the record, podía intuir la pasión que siente por su trabajo. ¡Que envidia¡ Después de leer el libro asevero, no podía ser de otra forma, que no podía tener otra ocupación. La pasión que ha sentido desde siempre y que siente por ser Notario es lo que le ha llevado a su “el que resiste, gana”. Es un libro de lectura fresca si bien para uno de ciencias puras, no opositor, hay partes no tan frescas, más específicas. Dichas partes son también necesarias como hilo conductor. Objetivamente nos presenta su extensa oposición muy detallada, con muchos datos anexos y subjetivamente el día a día lleno de sensaciones. Totalmente recomendable para un opositor recién iniciado; resuelve dudas futuras y te describe la totalidad de posibles escenarios. Para los que están pasando o han pasado por ello, a buen seguro, les trasladará a primera persona. Para el resto, simples espectadores, una maravilla. Imposible que te deje indiferente su lectura. Muchas gracias”.

Creo que es un buen balance, ¿no?

Gracias a todos por comprarlo, por leerme y por decirme todo lo que me habéis dicho. Y para el que se anime a comprarlo, aquí tiene los enlaces para hacerlo (y ¡ojo¡ … que solo quedan 81 por vender ;)))):

Pincha AQUÍ para comprar “Nada antes que opositar (Nihil prius oppositio)” edición en papel (Basconfer)

Pincha AQUÍ para comprar “Nada antes que opositar (Nihil prius oppositio)” edición digital (Wolters Kluwer)”

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario



 

2 comentarios

  1. Libro sincero. A medida que lo iba leyendo, me adentraba en las propias vivencias del protagonista. Es un faro para los opositores. Memorable el acta de manifestaciones y el discurso de Uribe. Gracias Justito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *