mini casos practicos notarias

Ciento cuatro mini casos prácticos para dictamen (casos 17, 18 y 19)

 

Faltan unos dos años para el próximo dictamen de notarías. Si los opositores se plantearan un par de cosas de estas todas las semanas, se habrán enfrentado (y fichado) a mas de 200 casos en los dos años que tienen por delante. También, of course, puede venir el pesimista y decir, «sí, pero si todos nos preparamos así, el nivel será mas alto y será aun mas difícil aprobar». Sí, sí, seguramente, pero como eso no va a suceder, tu procura cogerle ventaja a los demás que no lo hagan.

¿Seríamos capaces de plantear un par de casitos nuevos (o alguno mas por ir adelantando faena) todas las semanas? Vamos a intentarlo….

 

Semana 11 de 104 (faltan 93 semanas para el dictamen de 2024)

 

Caso 17

El 31 de julio y el 15 de noviembre de 2013 se celebraron sendas juntas generales extraordinarias y universales de la sociedad «Villa, S.L.». En esas fechas era socio mayoritario de la sociedad, con un 60% del capital social, D. Constantino , que no asistió a las mencionadas juntas generales. En 2012, Constantino había otorgado testamento en el cual, entre otras disposiciones, legó a Dña. Filomena y Dña. Josefina el 35% (a cada una de ellas) de sus participaciones sociales de la mencionada sociedad. Fallecido Constantino, Dña. Filomena y Dña. Josefina, en tanto que legatarias de las participaciones sociales que en vida habían pertenecido a aquél, presentaron demanda contra la sociedad, en la que solicitaron que se declarase la nulidad de los acuerdos adoptados en las dos juntas generales mencionadas y que se declarase que las demandantes, desde el 7 de diciembre de 2013 (fecha del fallecimiento de  Constantino), eran copropietarias, en un 35% cada una, de 1.890 participaciones sociales de la sociedad demandada.

En primera instancia y en apelación, se da la razón a Filomena y Josefa, pero la S.L. ha llevado el pleito al Tribunal Supremo porque considera que Filomena y Josefa no eran socias desde el fallecimiento de  Constantino y, en consecuencia, no estaban legitimadas para interponer las demandas de nulidad de las juntas en las que Constantino no había participado.

¿Quién crees que tiene razón y qué argumentos pueden esgrimirse en defensa de cada postura?

 

Caso 18

Se trata de una cuestión que de vez en cuanto me planteo cuando incluyo en un testamento la fórmula para que hereden los hijos que «aún no hemos tenido» (porque se piensa en esos y no en los hijos secretos o no reconocidos).

Fulano casado con Mengana en primeras nupcias tiene un hijo con ella.

Cuando otorga su testamento hace constar que instituye heredero a su hijo Zutanito, y a los demás hijos que pueda tener (o «que tenga»).

A su esposa le lega el usufructo universal de su herencia.

Cuando fallece Fulano, se descubre que tenía otro hijo reconocido de una relación anterior del que por vergüenza no había hablado a su mujer.

Vale, pues ahora cambiamos el testamento y lo redactamos de otro modo:

Instituye heredero a su hijo Fulanito y a los demás hijos que pudiera tener (o «que tuviera»).

Y si en vez de eso fuera «a los demás hijos que pudiera tener en el futuro (o «que tenga en el futuro»)«.

 

Hablamos de interpretación y del juego de los tiempos verbales, pero yo diría que en algún/algunos casos hay preterición (¿de qué tipo?) y en otro/otros no.

Quiero saber vuestra opinión sobre la posible existencia de preterición en cada caso y sobre lo que daríamos al hijo preterido (y al otro) si estimamos que existe preterición. Se trata de algo muy sencillo que pone de manifiesto la importancia que puede tener cada palabra cuando redactamos un testamento. Por otra parte, ¿cuál es la mejor forma de las expuestas para asegurar que alguien que tenga mas hijos después de otorgar testamento no los deje fuera del testamento?

 

Caso 19

A otorga testamento en el que manifiesta que está casado y no tiene ascendientes ni descendientes. Lega el usufructo a su cónyuge e instituye heredero a B que no tiene vínculo familiar con él. Un tiempo después de haber otorgado testamento, A adopta a B pero no cambia su testamento.

El consultante que se presenta en la notaría se pregunta:

¿Sirve el testamento para formalizar la herencia o es necesaria declaración de herederos puesto que el heredero B ya es legitimario al ser adoptado? Es decir, ya que el destino de la herencia será el mismo ¿sirve el testamento para formalizar la herencia o es necesaria declaración de herederos puesto que el heredero B ya es legitimario al ser adoptado? Y, por otra parte, ¿qué extensión tendría el usufructo de la viuda?

¿Qué le decimos a este consultante quizá un tanto confundido con el asunto de la legítima?

Y yendo mas allá, ¿y si el testador en vez de B hubiera adoptado a C y tampoco hubiera cambiado su testamento? 

 

Quedo a la espera de respuestas.

Llevo cuatro casos de retraso. Debería ir por el caso 22, espero recuperar.

No me digáis, amigos opositores, que no es posible resolver estas dos (o tres o cuatro) cositas a lo largo de los seis días de estudio de una semana, ¿sí? o ¿no?

Solo habrá solución para el que conteste o lo intente … y en estas fechas como, cuando y donde pueda … paciencia, amigos que todo el mundo tendrá respuesta.

Se aceptan aportaciones de casos.

Al margen, me estoy planteando seriamente hacer un grupo de Zoom o similar porque por escrito esto es agotador. A lo mejor solo es cosa del verano que le empereza a uno mas de la cuenta…

 

De momento, esta es la sexta entrega y estos son los enlaces a las anteriores:

 

Ciento cuatro mini casos prácticos para dictamen (casos 1 al 4)

Ciento cuatro mini casos prácticos para dictamen (casos 5, 6 y 7)

Ciento cuatro mini casos prácticos para dictamen (casos 8, 9 y 10)

Ciento cuatro mini casos prácticos para dictamen (casos 11, 12, 13 y 14)

Ciento cuatro mini casos prácticos para dictamen (caso 15: la herencia de F y caso 16 «Ópera, S.L.»)

 

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario




 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.