chistes y anécdotas notariales

Chistes y anécdotas Notariales: Episodio LXVIII

Más chistes y anécdotas del día a día de la notaría (de la mía y de las de los compañeros) …

Separación de bienes empresarial

– ¿Estado civil?

– Separación de bienes.

– Recuerde traer la escritura de capitulaciones.

– No hice capitulaciones.

– Entonces la separación de bienes, ¿es por vecindad civil?

– ¿Qué es eso?

– Entonces, ¿en base a qué están en separación de bienes?

– Porque tengo una empresa.

Apoderado de zona

Acabo de hablar con el apoderado de zona del Banco X. Me plantea una operación y me pregunta que si está «sujeta a la Ley CECI«.

Drácula

Para la semana que viene tengo clientes rumanos. Se trata de un matrimonio. Él se llama Vlad y ella se llama Mina. Estoy por buscar a algún Van Helsing para que me acompañe.

¿Cómo se hace la colisión?

Tengo un matrimonio que me ha encargado una donación y quieren que sea colisionable.

Canelaciones

Me dice un oficial de notarías que le escribieron un e-mail el día 27 de Diciembre en el que le encargaban unas canelaciones. Piensa que debió ser porque el día 26 es festivo en Cataluña y es tradición comer canelones con lo que al remitente le debió traicionar el subsconsciente …

El 1.320 del Código Civil, ¿residuo franquista?

Me cuenta un compañero que la primera vez que tuvo que explicar el funcionamiento del 1.320, fue a una señora feminista y empoderada. Constituía hipoteca sobre un bien privativo suyo, vivienda habitual del matrimonio y se enfadó muchísimo cuando supo que su marido tenía que consentirla. Llegó a decir que estábamos como en tiempos de Franco y que ella no necesitaba el consentimiento de su marido para pedir un préstamo ni para hipotecar su casa. Entonces le dijo el compañero:

– Señora, si fuera al revés tendría que consentir usted.

– Pues entonces – dijo la Señora – nos han igualado en lo malo.

Anécdotas de la Ñ

Me lo contaba un lector a propósito de este post:

«Resulta que yo vivo en un piso señalado con la letra Ñ y los quebraderos de cabeza que esto me trae son incontables. De entrada, muchas entidades, Bancos, empresas e incluso administraciones, no disponen de esa letra, con lo que la correspondencia no me llega o anda rodando por el portal. Además en el piso N, vivió durante años un golfante extranjero que – luego lo supe – estaba en busca y captura por unas cuantas fechorías, lo cual era pecata minuta comparado con el historial delictivo de su esposa; día sí y día también veía cartas mías en su buzón a través de la mirilla transparente, pero no podía hacer nada. Los tiparracos jamás me dieron una sola carta de las muchas que por error metía el cartero en su buzón, aunque la culpa no era del cartero, era del remitente que ponía una N en lugar de la Ñ. Para rematar, resulta que en el sistema de registro común de las administraciones españolas, no me permite signar esa letra. Total, que estoy hasta las narices de la puñetera letrita esta. Tengo anécdotas para escribir un libro a cuenta de la letrita con virgulilla. El origen de todo este problema radica en que el Notario que autorizó la escritura de división horizontal, se negó rotundamente a saltar esta letra en la asignación que se hizo a cada una de las viviendas, porque se trataba de una letra que es muy espa/ola«.

Esto último, según manifiesta, aunque yo a estas alturas me creo TODO de CUALQUIERA.

Gracias por las anécdotas a Rodrigo, Luis, Emilio, Laik, Fernando y Josep María.

¡Nos vemos en el Episodio LXIX de Chistes y Anécdotas notariales¡

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario




 

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *