boda ante notario gay hetero

Una boda histórica en la notaría de Pinoso

Tras mi gran boda gay (que en realidad no fue tal boda) llega por fin la primera boda que sí es tal y, para más señas, heterosexual. Fueron dos amigos los que se casaron entonces y son dos amigos (él desde hace unos 35 años) los que he casado ahora. Esta segunda boda es la primera boda que se celebra ante Notario en Pinoso y, curiosamente, ha tenido que ser la de una pareja que no es del pueblo y que me ha escogido a mi para casarles por la amistad que nos une desde hace tanto tiempo. Les doy las gracias pues me ha hecho una gran ilusión. Tras la boda oficial que quedó reflejada en el acta de celebración del matrimonio que siempre resulta bastante fría, mucho más fría que todos los demás los instrumentos públicos dada la emoción y la calidez asociado a un enlace matrimonial, ha habido una repetición de la jugada en la que cada uno de los participantes hemos puesto todo el cariño y toda la sustancia que requiere un momento de los más importantes y decisorios de la vida de las personas.

Tengo que reconocer que el 80% de mi intervención es la misma que hice en mi primera boda. Pensaba que tendría que adaptarla más y que quizá entonces había hecho “demasiados” guiños a la orientación sexual de los contrayentes, pero lo cierto es que mi impresión, mi recuerdo, no eran exactos. Con ligeras diferencias voy a contarles a estos novios hetero lo mismo que les conté a los contrayentes homosexuales hace unos años. ¿No es esta la máxima demostración de que todo lo que discutíamos unos años antes (y también después) de que la Ley 13/2005 entrase en vigor, carecía de importancia cuando simplemente estamos hablando de dos personas que se quieren?

La celebración se dividió en cuatro momentos

Para empezar hubo música … que de fondo continuó sonando toda la ceremonia.

1.= Bienvenida

Queridos amigos, queridos Beatriz y Quino: Hace diecisiete años que soy Notario y hace casi cuatro años que los Notarios podemos casar, sin embargo, aún no me había estrenado con esta nueva competencia notarial. La boda de Beatriz y Quino es para mi la primera y por eso será doblemente importante: me estreno casando y, además, caso a mi amigo Quino, que es uno de mis más antiguos amigos al que conozco desde hace la friolera de 35 años. Quino se casa con la perseverante, tenaz, dulce, generosa, impulsiva y nada convencional Beatriz a quien yo he conocido recientemente y con la espero entablar la misma amistad que con su inmediato esposo para los siguientes 35 años.

Os doy en nombre de Beatriz y Quino la bienvenida a este día de su boda, un día que seguro va a ser inolvidable para todos, para ellos, para mi y para todos los presentes.

2.= La monserga jurídica ligera (se trata de mantener la atención y el interés de los presentes, no de dormirlos)

El matrimonio es el acto que origina el vínculo matrimonial y es la unión que surge de ese vínculo. La gente lleva siglos casándose y todavía seguimos discutiendo sobre la naturaleza del matrimonio, sobre lo que es el matrimonio más allá del vínculo.

Por un lado están los que opinan que el matrimonio no es un contrato si bien se asemeja al contrato en que nace del consentimiento y por el consentimiento de los contrayentes y exige acuerdo de voluntades, o mejor, la conjunción de las dos voluntades individuales en una única de ambos que decide formar la unión matrimonial. Pero se diferencia del contrato en que su contenido, los derechos y deberes que surgen del vínculo matrimonial, sus efectos personales, son indisponibles por los contrayentes, están sustraídos de su voluntad y regidos por normas imperativas, si bien existe un importante grado de autonomía de voluntad para los cónyuges en cuanto a los efectos patrimoniales del matrimonio.  Los partidarios de la naturaleza no contractual del matrimonio lo califican de convención jurídica, de acto de Estado, de acto complejo, de negocio bilateral no contractual, de negocio jurídico de Derecho de Familia, de institución social, de alianza, de contrato/institución y hasta de realidad antropológica que nos distingue de los animales.

Frente a los que niegan la naturaleza contractual del matrimonio sin ponerse de acuerdo en lo que es, están los que opinan que el matrimonio es un contrato, es decir, un acuerdo de voluntades, manifestado en común entre dos personas con capacidad, que se obligan en virtud del mismo, regulando sus relaciones principalmente patrimoniales, más allá de las normas imperativas, de su contenido indisponible, más allá de sus efectos personales.

Particularmente, aunque, como veréis, parece que podríamos seguir discutiendo eternamente este asunto, me cuento entre los que creen que el matrimonio no solo es un contrato, sino que es el contrato más importante en la vida de una persona porque casarse con la persona acertada es el fundamento de una vida feliz.

En este momento tomaron la palabra la madre y el hermano del novio y una amiga, un amigo y la hermana de la novia.

3.= El vínculo o casamiento en sentido estricto

Lo que nadie discute es que para contraer matrimonio, para que el vínculo se genere, es necesario un consentimiento.

Ese consentimiento, esa prestación de consentimiento, es uno de los momentos más importantes del matrimonio. Ese momento es el que ahora mismo estamos presenciando. Saboreemos estos instantes tan especiales de las vidas de nuestros amigos, de su vida juntos, que desde hoy tiene un antes y un después, pero también de nuestras propias vidas en las que unos más tiempo, otros menos tiempo y otros todo el tiempo, les hemos acompañado, como lo estamos haciendo en este momento.

boda gay notario o hetero

En este punto fueron los contrayentes, mis amigos, los que tomaron la palabra para decirse preciosas palabras de amor y compromiso.

Beatriz y Quino, porque así lo han querido, se casan para nosotros, ante nosotros, aquí y ahora. El momento más importante de su matrimonio es éste, y porque así lo han querido, compartiéndolo con todos a los que quieren y les queremos, procedo, con arreglo al Artículo 58 del Código Civil español, a dar lectura a los Artículos 66, 67 y 68 del mismo:

Artículo 66. Los cónyuges son iguales en derechos y deberes.

Artículo 67. Los cónyuges deben respetarse y ayudarse mutuamente y actuar en interés de la familia.

Artículo 68. Los cónyuges están obligados a vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutuamente. Deberán, además, compartir las responsabilidades domésticas y el cuidado y atención de ascendientes y descendientes y otras personas dependientes a su cargo.

Una vez leídos estos Artículos y con arreglo al citado Artículo 58 del Código Civil os pregunto:

– Quino, ¿QUIERES contraer matrimonio con Beatriz y efectivamente lo contraes en este acto?

– SÍ, QUIERO.

– Beatriz, ¿QUIERES contraer matrimonio con Quino y efectivamente lo contraes en este acto?

– SÍ, QUIERO.

Habiendo respondido ambos afirmativamente y puesto que no puede aparecer nadie que hable ahora o calle para siempre entre otras cosas porque hoy ya es ya tarde si alguien quisiera  hacerlo, declaro que quedáis unidos en matrimonio.

Después yo le dije al novio, puesto que la novia es mexicana, bueno …. “¡ÁNDALE, GÜEY, ya puedes besar a tu ESPOSA¡.

4.= Un inciso que la ley no exige: La entrega de las alianzas

La entrega de las alianzas no tiene lugar en la celebración del matrimonio civil. En su día fueron una especie de precontrato que aseguraba la realización de la boda, un “este (o esta) ya no se me escapa”Hoy simbolizan la intención de cumplir una promesa de amor. Esa promesa de amor la van a escenificar los propios promitentes con la entrega de sus alianzas.

5.= Firma del acta por los contrayentes y testigos

Para terminar, firmaremos el acta de celebración del matrimonio constatando por escrito su existencia. Junto a los nuevos esposos, firmarán los testigos y yo mismo. La presencia de testigos no es generalmente necesaria en los contratos, pero si son legalmente imprescindibles en el matrimonio para dar fe y testificar con su firma la celebración del enlace. Su misión no es meramente protocolaria, aunque se eligen por razones afectivas. Los testigos de la boda también somos todos, pero serán los hermanos de Beatriz y Quino, los dos grandes amigos de Beatriz y los padres (y madres) de ambos, los que testificarán con su firma la celebración de su matrimonio.

Acercaos por favor.

Bueno yo ya termino:

ENHORABUENA A LOS DOS Y TAMBIÉN, ESPECIALMENTE, A VUESTROS PADRES Y A VUESTRO CHAMACO. ENHORABUENA A TODOS. OS DESEAMOS UN MATRIMONIO CHINGÓN con toda la suerte que os merecéis. Este es un día muy CHIDO para USTEDES y para todos los CUATES que estamos aquí. Ahora es el momento de APAPACHAR a los novios y ya después nos vamos a ECHAR las BOTANAS Y UNAS CUBAS. Espero que terminemos CANTINFLEANDO, que nos LA pasemos PADRÍSIMO y que la CRUDA no pegue mañana. Viva México y viva España. Vivan los novios.

Y terminamos con más música ….

Gracias a mi amigo El Francés de Rosa y a mi primo Jaime por ayudarme a ajustar los “mexicanismos” evitando que metiera demasiado la pata.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *