Inicio / Nihil prius Fide / ¿Un blog solo para Notarios?
blog para notarios

¿Un blog solo para Notarios?

Si alguien tiene la culpa de que lleve contando todo lo que cuento en mi blog desde hace más de tres años y medio, es sin duda Paco Rosales. Pero no puedo dejar de citar a otros “causantes” (o culpables de haberme metido en este lío) como José Carmelo Llopis, Manuel Sánchez, Fernando Fernández, Juan Isidro Gancedo o a mi hermano, aunque el que fecundó mi faceta bloguera con su perseverancia y confianza en mi fue, sin duda alguna, Paco.

Paco escribió hace un tiempo en el blog notaríAbierta sobre ¿porqué ser Notario bloguero? y hace casi un año un viejo amigo  (uno de mis más viejos amigos), desde Lugo, me decía que yo debía ser el único Notario que tenía un blog. “¡Qué va¡”, le dije, “hay unos cuantos”, quedándose sorprendido con mi respuesta. De hecho tengo unas 300 webs y blogs notariales computadas en mi sección Blogosfera, aunque son un porcentaje pequeño las que registran una actividad, digamos que, frecuente y de tipo divulgativo, prevaleciendo las que tienen una finalidad publicitaria y comercial.

El consejo de Paco

Si Paco me dio un consejo fue el de escribir para que todo el mundo lo entendiera. Si Paco tenía un propósito, o eso me pareció a mi, es el de que cuando alguien buscara en Internet algo sobre temas eminentemente jurídico notariales, encontrara artículos escritos por Notarios, y no por Eroski, y que, además, lo que encontrara sobre el tema de su interés fuera comprensible, accesible y resolviera su duda o su preocupación.

“Justito, tienes que escribir para que la gente te entienda”

Cada uno sabe de lo suyo

A menudo tengo ocasión de comprobar qué difícil es eso de que todo el mundo te entienda, qué difícil es captar el interés, qué especializados estamos en lo nuestro y qué poco sabemos de lo de los demás (o al menos, qué poco sé yo de lo que hacen/saben los demás). Desde que escribo además me he radicalizado y me encuentro cada vez más incapacitado para hablar de aquello que no sé. Creo que nunca he tenido la (mala) costumbre de hacerlo, pero desde que tengo el blog y ando por las redes sociales, intento manifestarme con absoluta prudencia sobre todo aquello que desconozco aplicándome el mismo lema que repito a mis clientes cuando les cuesta preguntar o asimilar una respuesta: “cada uno sabe de lo suyo”.

blog notario justito

“Oye, Justito, tu blog es sólo para Notarios”

Así, afirmándolo, sin interrogantes, me lo dijo otro amigo que es economista y auditor y que trabaja para una entidad bancaria en un puesto relevante. Esa afirmación es la que encendió la chispa de este post (que hoy saco reeditado), tres años y medio después de poner en marcha mi blog.

Le respondí a ese amigo que pensaba que no, que mi blog era el menos notarial de entre los blogs notariales, que dejando al margen el Manducare, tenía secciones de interés para juristas, para el público en general y por supuesto para los opositores, que intentaba ser accesible para todos los públicos y que lo que contaba (o intentaba hacerlo) para que lo entendiera “todo el mundo”. Esta claro que, en ocasiones, no lo consigo puesto que uno del gremio afectado calificó de ladrillo este post que, en cambio, para mi era más bien accesible y para todos los públicos.

Por supuesto, creo que mi amigo no lee todo lo que escribo y que en muchas ocasiones practicará aquello de la lectura en diagonal, por encima o rápida; también creo que no es lo mismo que lea el post de la atención diluida, que el del acrecimiento, que el del plazo para repartir la herencia; y que, por supuestísimo, habrá veces en que no se me entienda porque no me explico bien o simplemente porque no estaba hablando para todos los públicos, porque no era mi intención hacerlo en este o en aquel caso concreto o porque el tema no sea tan sencillo de entender para todos.

En cualquier caso, de lo que sí creo estar seguro es de que este no es “solo blog para Notarios”, aunque tome nota de lo que me dice mi amigo y no pueda evitar pensar, una vez más, en lo importante que es la cultura jurídica, la especialización y el recurso a los profesionales adecuados cuando llega el caso.

Un par de ejemplos más de lo difícil que es hacerse entender

Uno lo tuve con este post sobre el testamento de personas casadas que no tienen hijos y cuyos padres están vivos. Pienso que también se trata de un post bastante accesible a pesar de lo cual generó un comentario en una red social, supongo que dicho con un cierto tono humorístico, que literalmente decía:

“Vaya lío; mejor no morirse”

El otro sucedió cuando un amigo arquitecto, listo, inteligente, bien preparado, interesado siempre en hacer bien las cosas, me preguntó que si podríamos firmar una escritura en la ciudad dónde vivo que está a 110 kilómetros de donde trabajo y que no es ni del mismo término, ni del mismo Distrito, ni de la misma provincia, ni del mismo Colegio Notarial y Comunidad Autónoma. Me dieron ganas de decirle, “pero, vamos a ver Fulanito, ¿entonces para que te crees que llevo hechos 555.555 kilómetros en doce años? Si pudiera firmar allí, no vendría aquí, ¿no te parece?”

Lo dicho…“cada uno sabe de lo suyo” y que difícil es muchas veces el hacerse entender.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

4 comentarios

  1. Con la confianza que me da leer todos tus posts a pesar de no ser experto en leyes, puedo asegurarte que tu blog no es sólo para notarios.
    Las razones por las que opino esto son:
    1) porque tus artículos destilan sinceridad en primera persona, tanta que me siento en deuda contigo por hacernos partícipes de tus cuitas. Me atrevo a escribir este comentario para saldar la deuda.
    2) porque incluso cuando escribes de temas tan especializados como son los paseos jurisprudenciales o las oposiciones notariales, le das un toque personal que nos permite empatizar contigo y comprender todo lo que se esconde detrás de esas materias que, aparentemente nos eran ajenas, pero que ahora vemos con mucha más claridad y con mucho respeto.
    3) porque la ironía de fondo que hay en muchos de tus escritos no es sólo para los notarios, a los demás también nos gusta disfrutar de ella y por eso nos leemos tus artículos hasta el final.
    4) porque leyendo tu blog nos damos cuenta de que el patio de la casa de los notarios es particular y cuando llueve se moja como los demás.

    • Estimado Gildo:
      Me han emocionado tus palabras, hasta rascarme los ojos…
      Me ha intrigado saber quien eres y creo que eres este, ¿no?
      http://gildo.morell.eu/blog/?page_id=142
      Especialmente me quedo con lo del patio de nuestra casa…que se moja, vaya si se moja. Seguiremos hablando.
      Muchísimas gracias por la participación y el comentario. Un abrazo. Justito El Notario.

      Si te ha parecido bien o te ha resultado útil mi contestación, puedes invitarme a una caña o hacer un donativo a una ONG; si quieres más información pincha aquí

      • Querido Justito, creo que me has descubierto, es lo que tiene lo del Internet, lamentablemente mi adición al trabajo me deja menos tiempo del que me gustaría dedicarle a ese blog y a otras cosas importantes.
        Menos mal que tenemos espiritus libres como tú que alimentan el éter y a sus seguidores con artículos y opiniones que nos ayudan a superar el síndrome de abstinencia.
        Un abrazo,

        • Querido Gildo:
          De nuevo gracias. A ver si nos hablamos por teléfono algún día.
          De momento, tengo tu mail. Un abrazo. Justito El Notario

          Si te ha parecido bien o te ha resultado útil mi contestación, puedes invitarme a una caña o hacer un donativo a una ONG; si quieres más información pincha aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *