Inicio / Nihil prius Fide / Mini casos sobre autocontratación, intestada con sobrinos nietos e intestada con medio sobrinos
mini casos justito intestada

Mini casos sobre autocontratación, intestada con sobrinos nietos e intestada con medio sobrinos

Tras haber funcionado razonablemente mi primer post con pequeños casos para el “open your mind” del dictamen de notarías (y que nadie olvide este post sobre gananciales que ha funcionado mucho mejor), me animo hoy a plantear otros tres mini casos más uno sobre autocontratación y dos sobre sucesión intestada que son dos (representación y sucesiones) de los grandes pilares (lo malo es que hay unos cuantos más) a dominar para abordar el aprobado final de las oposiciones a notarías.

Autocontratación, doble o multiple representación “no salvadas”

“Una señora interviene en una escritura de compraventa en su propio nombre y derecho y en nombre y representación, como apoderada, de otras tres personas. Uno de los representados es su marido que, con ella, es dueño con carácter ganancial de una tercera parte de la finca que se va a vender. En el poder otorgado por el marido a su mujer (que se refiere a la específica porción de finca que se vende) se salva la auto contratación o doble o múltiple representación aún incidiendo en conflicto de intereses. Las otras dos partes indivisas son de un matrimonio, también con carácter ganancial, en cuyo poder no se salva la autocontratación ni la doble o múltiple representación“.

Preguntas:

  1. ¿Hay autocontratación, hay doble representación o hay múltiple representación?
  2. ¿Hay conflicto de intereses?
  3. ¿Puede la señora firmar la escritura de venta en su propio nombre y derecho y en nombre y representación de las otras tres personas?

Dos pistas:

  1. El precio de las tres porciones indivisas es el mismo.
  2. Mi preparador siempre decía: “Lo que es pecado es el conflicto de intereses, no la autocontratación, ni la doble o múltiple representación”o lo que es lo mismo: la autocontratación está permitida en nuestro derecho; lo que no está permitido es autocontratar en conflicto de intereses.

Respuestas:

  1. Lo cierto es que tendemos a llamar autocontratación a todos los supuestos de contratación en nombre propio y por representación al mismo tiempo, aunque estrictamente la autocontratación supone celebrar un negocio contigo mismo y con alguien a quien representas; la doble representación se da cuando representas a dos personas (y actúas en tu propio nombre y derecho o no) y la múltiple cuando representas a más de dos (y actúas en tu propio nombre y derecho o sin hacerlo). Dicen en nnyrr: Autocontrato, en sentido estricto, es un contrato consigo mismo, es decir, cuando una persona cierra consigo misma un negocio actuando a la vez como interesada y como representante de otra, sin que se elimine el mismo  por el hecho de que concurran a la formación  y otorgamiento del contrato dos o mas personas, si responden a una sola voluntad  contractual;  de ahí que la RDGRN de 21 de mayo de 1993 (BOE de 23.06.93) declarase que hay una sola declaración de voluntad y autocontrato en un supuesto en que una persona actuaba como apoderado de los dueños de unos bienes para venderlos y,  por la sociedad compradora lo hace un apoderado que recibe sus poderes del administrador, que es precisamente el apoderado de los vendedores, puesto que ese poder para comprar depende de la voluntad del administrador, como tal, en su origen, en su mantenimiento y ejercicio. Por el contrario, puede haber un solo otorgante que responda a dos voluntades contractuales- autocontrato permitido-  ya que puede limitarse a ejecutar una voluntad ya formada (vg. un consejero ejecutando un acuerdo del Consejo de Administración). Autocontrato, en sentido amplio,  existe cuando una sola voluntad hace dos o más manifestaciones jurídicas y pone en relación dos o más patrimonios bien porque tiene la titularidad o representación de los mismos y hay colisión de intereses en esa relación. Por consiguiente, la doble o múltiple representación es una especie del autocontrato en sentido amplio”. Así que en este supuesto de hecho de hoy, estamos ante un auto contrato y, más concrétamente, ante una múltiple representación. Calificar el caso de una forma u otra, carece de demasiada importancia. Lo importante en un dictamen es ver el problema.
  2. Quedaos con una idea fundamental (y de ahí mi primera pista): Si el representante y los representados o todos los representados están de la misma parte del negocio jurídico, aunque haya autocontratación no habrá conflicto de intereses, a no ser que se establezcan condiciones diferentes para cada uno (que un tercio se vendiera por un precio y otro tercio por otro distinto, o al contado y a plazos o con condición resolutoria o sin ella). En los actos unilaterales (una herencia) hemos de considerar que el conflicto de intereses siempre existe y por eso la autocontratación y el conflicto han de salvarse. En los bilaterales la regla de la parte del negocio siempre funciona, pero nos lleva a otra cuestión fundamental: ¿aunque no haya conflicto hay que salvar la autocontratación?  A mi modo de ver, sí que hay que hacerlo, lo que nos lleva a la tercera cuestión.
  3. El matrimonio dueño de la tercera parte restante, no ha salvado la autocontratación, en consecuencia su poder no es suficiente y la actuación de la apoderada debe ser ratificada por el matrimonio poderdante, aunque no haya una situación de conflicto de intereses.
  4. No obstante, también es verdad que siempre se había entendido que, por poner los dos ejemplos más frecuentes, cuando el poder para heredar se daba por un coheredero a otro respecto (por ejemplo) de la herencia del padre de ambos o por un comunero a otro refiriéndose el poder al concreto inmueble en proindiviso que se va a vender o comprar, se consideraba salvada tácitamente la autocontratación aún incidiendo (caso de la herencia) en un posible conflicto de intereses. Sin embargo (y supongo que como muchas otras), en la Resolución de 26 de mayo de 2016, de la Dirección General de los Registros y del Notariado, por la que se suspende la inscripción de una escritura de adjudicación de herencia por falta de mención a la facultad de autocontratar en el juicio de suficiencia del Notario, la cuestión de fondo, en mi opinión, no era tanto discutir si el juicio debe o no incluir la facultad de aceptar y adjudicar herencia aún incidiendo en autocontratación, sino la necesidad de tener esa facultad que no podría quedar salvada tácitamente. Siendo tal el criterio en una herencia donde el conflicto es a priori evidente, parece claro que lo mismo será necesario en una compraventa y en otros supuestos (como en el de este post) en el que el conflicto no existe. Para completar esta cuestión aconsejo (una vez más), este excelente trabajo de Iurisprudente.

La sucesión intestada de Felicísimo y los sobrinos nietos

La idea de este pequeño supuesto es saber aplicar con soltura los rudimentos del derecho sucesorio.

Felicísimo fallece sin haber otorgado testamento, soltero, sin ascendientes, ni descendientes. Tenía dos hermanos que han muerto antes que él. Uno de los hermanos tenía un hijo que vive, y el otro hermano tenía tres hijos, si bien uno falleció antes que el tío”.

¿Cómo se reparte la herencia? Pues la declaración de herederos de Felicísimo se hará a favor del único hijo del hermano premuerto que solo tenía este hijo y de los dos hijos del otro hermano, por lo que los tres heredarán a su tío por terceras partes iguales. Veanse y citensese, si estamos dictaminando, los artículos 927, 946 y 948 del Código Civil. También conviene tener en cuenta lo que dice el artículo 925.2 del Código Civil.

¿Y los sobrinos nietos hijos del sobrino fallecido antes que el tío no tienen derecho a la herencia? Pues el citado artículo 946 lo dice claro: “Los hermanos e hijos de hermanos suceden con preferencia a los demás colaterales”. Así que si hay hermanos o sobrinos, quedan fuera primos hermanos y sobrinos nietos (que son de cuarto grado).

Sobre temas de cómputo de grado, tengo escrito este artículo.

casos prácticos autocontratación notarias

La sucesión intestada y los sobrinos hijos de hermano o de medio hermano

“Soy viudo y no tengo hijos. Mis padres ya fallecieron, así como los dos hermanos que tenía. Uno de mis hermanos es hermano de padre y de madre, y el otro es hermanastro (solo de padre). Mi hermanastro dejó dos hijos y mi hermano dejó uno. Si no hago testamento, ¿en que proporción heredan mis sobrinos? Me han dicho que mi sobrino de doble vinculo hereda el doble que mis otros dos sobrinos (hijos de mi hermanastro), ¿es cierto? Pero ¿cómo sería exactamente? Si dejo en herencia 100.000 €, ¿cuánto hereda de eso mi sobrino (de hermano) y mis dos sobrinos (de hermanastro)”.

Lo primero que le diría, a modo de precisión, es que el hermanastro no es hermano ni de padre ni de madre, es el hijo del que está casado con tu padre o con tu madre pero que no es hijo suyo por lo que, en su caso, lo correcto es hablar de hermano de doble vínculo y de hermano de vínculo sencillo o medio hermano.

Si usted no hace testamento y deja un sobrino hijo de un hermano de doble vínculo y dos sobrinos hijo de un hermano de vínculo sencillo, el sobrino hijo del hermano de doble vínculo tiene derecho a la mitad de su herencia y los otros dos se repartirán entre los dos la otra mitad (una cuarta parte cada uno), así el primero individualmente considerado estará tomando doble porción frente a los otros que estarán tomando la mitad (un medio versus un cuarto). Con el ejemplo de los 100.000 Euros, serán 50.000 para uno, 25.000 para otro y 25.000 para otro.

Aunque el Código Civil solo alude en el artículo 948 del Código Civil a que si concurren hermanos con sobrinos, hijos de hermanos de doble vinculo, los primeros heredan por cabezas y los segundos por estirpes y a que si concurren hermanos de padre y madre con medio hermanos (artículo 949) aquellos tomarán doble porción que estos en la herencia, por lo que si le hubieran sobrevivido sus dos hermanos, uno tendría dos tercios y el otro un tercio, habría que considerar extendiendo el tenor de ambos artículos y, poniéndolos en relación, entender que si lo que concurren son sobrinos de vínculo sencillo con sobrinos de vínculo doble, ha de suceder lo mismo y en consecuencia tomarán doble porción los segundos que los primeros.

El artículo 951 es el único que se refiere a los hijos de los medio hermanos y lo hace para indicar que a ellos se les aplicarían las reglas de los hermanos de doble vinculo en cuanto a sucesión por cabezas y estirpes pero no nos brinda la solución a este caso que debe inferirse en mi opinión de los dos artículos que he citado anteriormente.

Esta postura ha sido la sostenida en dos Autos de Audiencias Provinciales: AAP M 21412-2012AAP SS 202-2006 que sostienen que los hijos de hermanos de doble vínculo adquieren doble porción que los hijos de hermanos de vínculos sencillo. En el mismo sentido se manifestó el Tribunal Supremo en Sentencia de 17 de Enero de 1895 (que no he conseguido encontrar y que puede que esté mal citada en el primero de los dos Autos).

¿Cabe sostener otra postura?

Pues sí, sí que se puede porque el artículo 921 del Código Civil en su párrafo segundo señala que “los parientes que se hallaren en el mismo grado heredarán por partes iguales, salvo lo que se dispone en el artículo 949 sobre el doble vínculo” y el 949 se refiere a los hermanos y no a los sobrinos, con lo que estos no deberían recibir el mismo tratamiento.

También debe tenerse en cuenta para decantar nuestra argumentación, el artículo 927 del Código Civil que dice: “Quedando hijos de uno o más hermanos del difunto, heredarán a este por representación si concurren con sus tíos. Pero si concurren solos, heredarán por partes iguales” y por tanto sin distinguir entre vínculo doble o vínculo sencillo”.

Por último, el artículo 955 del Código Civil a mi me parece que brinda un argumento a favor de ambas tesis al decir que: “la sucesión de estos colaterales (los que no son hermanos ni hijos de hermanos) se verificará sin distinción de líneas ni preferencia entre ellos por razón del doble vínculo” lo que podría permitir utilizarlo para pensar que las preferencias por razón de doble vínculo solo son posibles en los casos especialmente señalados por el Código Civil (el de los hermanos y no el de los sobrinos) o para todo lo contrario pues esa norma se aplica a los demás colaterales y, por tanto, los hijos de hermanos sí que podrían recibir ese trato diferente según sean de doble vínculo o de vínculo sencillo.

Para opositores conviene echarle un ojo a este trabajo de mi compañero IurisprudenteLA SUCESIÓN INTESTADA DE COLATERALES. ALGUNOS CASOS DUDOSOS Y OTROS QUE NO LO PARECEN TANTO y para los que nos tenemos que enfrentar a la solución de estos casos en la vida real y preparar nuestras escrituras, aconsejo para terminar, esta interesante lectura: Modelo de declaración de herederos a favor de hermanos y sobrinos.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario


 

4 comentarios

  1. Lo curioso de la STS 17 de enero de 1895 es que yo la citaba en mis temas y la tenía en el material para dictámenes.

    Buscando un rato por fin he encontrado que la saqué del LACRUZ BERDEJO, de la edición (ya sepia) de los años 80, que la mencionaba al final de la página 562: “Es discutible si la regla de tomar los de vículo sencillo la mitad que los de doble vínculo rige cuando suceden sólo sobrinos carnales: en pro de la solución negativapuede alegarse el art. 921, mientras la afirmativa tiene en su favor el art. 951, así como el 955, interpretado a contrario sensu (cfr., además, S. 17 enero 1895)”.

  2. Paz Crespo del Campo

    Muy interesante, con el útimo supuesto de la sucesión de los hijos de hermanos de vinculo doble y sencillo me pierdo con los dos tercios y el tercio, menos mal que no tengo que preparar ningún dictamen..el suspenso estaría al acecho..

    Que suerte de cabecita Justito..Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *