edad opositando registros notarías

«A veces me atormenta la edad que tengo para estar opositando»

Hace pocos días un opositor me pedía a través de mi dirección de correo electrónico justitonotario@hotmail.com que le enviara un ejemplar dedicado de mi «Nada antes que opositar (Nihil prius oppositio)».

«Así podré conseguir tenerlo firmado por usted, pues, como le digo, me hace mucha ilusión, ya que leo su blog desde hace tiempo y en el hecho de que me decidiera por esta oposición, usted ha tenido bastante que ver«.

Imaginen cómo puede llegar a sentirse uno que tardó tanto en aprobar al que ahora le dicen que ha tenido bastante que ver en que otro se decida a preparar notarías o registros, cuando yo podría ser el perfecto ejemplo de lo que no hay que hacer si preparas estas oposiciones. Además de darme este alegrón, este opositor ha tenido a bien comprarme de golpe dos ejemplares de mi libro, cosa que le agradezco enormemente.

Yo le dije que deseaba que mi experiencia le fuera útil para llegar hasta la meta y entonces él me comentó que acababa de superar la treintena y que llevaba menos de dos años opositando.  Comenzó tarde la universidad aunque terminó «en su año» y directamente se puso con la oposición.

«En ocasiones me atormenta la edad que tengo, llegando hasta el punto de querer dejarlo todo por ello. Pero pensándolo de manera meditada, estoy haciendo lo que realmente me gusta y lo que quiero. Antes de llegar a la universidad estudié y trabajé y si estoy aquí es porque me gusta esto. Tengo a todo mi círculo animándome: familia, novia, amigos y la verdad es que no puedo pedir más«.

De momento, pensé, ya me parecía buena cosa que solo se atormentara «en ocasiones». A fin de cuentas no es lo mismo «ver muertos, en ocasiones» que verlos permanentemente; quiero decir con esto que si el tormento por la edad que uno tiene es constante, tal vez conviniera pensar en otra cosa pero si es algo esporádico, probablemente pueda sobrellevarse y contrarrestarse. A fin de cuentas, algunos se atormentan por la edad y otros se atormentan pensando «¿por qué me habré metido yo en este follón?». Así que mientras que este mal pensamiento sea solo ocasional no me preocupa, no debería preocuparte, porque es lo más normal del mundo. Pero no dejes que esa idea te domine como ya veo que consigues hacerlo, porque pronto te reconduces al positivismo pensando en el enorme deseo que tienes de llegar a la meta que persigues. Si, además, todos los tuyos te apoyan (aunque no siempre lo harán porque la oposición puede hacerse larga y la gente se va quedando por el camino), yo creo que ya solo te falta estar sacando adelante el temario con buen ritmo y buen nivel.

Tienes al alcance aprobar a la misma edad que yo lo hice (a los 34 años) y te aseguro que con esa edad aún serás el rey del mambo. Además no te admitiremos en el Club de Dinosaurios que tenemos montado mi amigo Zetace y yo, porque para ser dinosaurio hace falta haber opositado muchos años y espero que tú no llegues a cumplir ese requisito de los socios de nuestro club.

Ah … y gracias por tu compra, algunos parece que no son conscientes de que aunque les ayudo y apoyo a cambio de nada, también tengo mi corazoncito y me gusta verme correspondido por el personal. Sin duda algunos parece que no tienen un pelo de list@s ….

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario




 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *