crónica notarial de una pandemia

“Acabo de terminar tu libro de la Crónica Notarial de una Pandemia”

Una abogada, recientemente jubilada, con la que empecé a tratarme en Facebook hace tiempo (ahora ya no tengo cuenta allí) me escribió hace pocas semanas, charlamos, se hizo con un e-book de mi “Crónica notarial de una pandemia”, lo leyó en pocos días y me volvió a escribir para decirme:

“Buenas, Justito:

Acabo de terminar tu libro de la Crónica notarial de una pandemia, me lo he pasado muy bien leyéndolo. Es sencillo, ágil, agradable de leer. Bueno, eso lo digo yo, porque los que no han estudiado Derecho dirán que tenemos un idioma muy complejo, antiguo y barroco.

Está bien editado, sin erratas, al menos yo no he visto ninguna, cuestión que han descuidado mucho incluso las editoriales serias y de prestigio, que han eliminado de un plumazo, en los últimos años, la figura del corrector tipográfico y de estilo, y hablo, por ejemplo, de libros de ocio, cuya media ronda los 20.-€ en papel.

Destaco de tu trabajo el asunto de las previsiones de cotización por la base máxima, con las que estoy absolutamente de acuerdo y no con los “fraudulentos” planes de pensiones,  y sobre todo la lista de asuntos que debemos dejar controlados “por si nos vamos”, incluido el muy recomendado poder preventivo o las voluntades anticipadas. Mi padre, desde que éramos muy pequeñas, si salía de viaje, nos decía: “Si me pasa algo, todo está en la cartera negra (testamentos, escrituras, etc.)”. Y ese dicho lo he heredado y también lo proclamo en voz alta de vez en cuando.

(La de la foto es mi amiga y compañera Ana A. Sánchez Silvestre conocida en el mundo tuitero como @anasansi)

Me ha sorprendido lo de legitimar un documento firmado electrónicamente o el acta para autenticar fotos tomadas en streaming.

Sobre la justificación de las razones de urgencia me he quedado con las ganas de saber más (cotilleo jurídico). Por ejemplo en la del triple expediente de dominio o la de aceptar la herencia por partes iguales, tras un acuerdo cogido con alfileres, habida cuenta del contenido dispar de los testamentos de los padres.

Me encanta el control estadístico-contable de gastos o de morosos. Y, lo siento, me he reído con el engaño de Iberdrola, que se podría sustituir por el de muchas otras grandes compañías. Estamos vendidos. Abrazos. Maribel.

PD.- Y me reafirmo con el libro de digital, todo un lujo que te lleven los enlaces en una milésima de segundo a la ampliación del tema en tu blog o donde sea”.

Recojo para terminar este post de auto-bombo la crítica de mi amigo Josep María de Tottributs:

“Me pareció fantástica tu previsión de ahorro en la notaría y en lo personal. El libro me ha encantado. El otro día reflexionaba sobre él. Creo que es un libro que combina derecho, historia del derecho y práctica y tiene un poquito de cada cosa. Por eso es un libro fantástico desde todos los puntos de vista. Yo juego al ajedrez y he leído a Kasparov que tiene un libro sobre la historia de los campeonatos del mundo que combina historia con análisis de partidas y es super ameno como el tuyo porque combina muchas facetas y lo puedes disfrutar en todos los sentidos. Mezclas cuestiones civiles, fiscales, notariales, prácticas, teóricas, apreciaciones personales y otro tipo de asuntos. Es un libro práctico y teórico, un todo en uno. Tu primer libro tambien tiene un perfil similar, aunque no tan marcado. Crónica, es imagen de una época y es un libro con numerosas reflexiones. Todo eso le da un encanto especial“.

Muchas gracias a los dos. Nunca he visto a Maribel. Ni siquiera le pongo cara. A Josep María sí que le conozco personalmente. Comimos un día en Barcelona y aunque me baila un poco su cara en la memoria, le recuerdo bastante bien. Curioso, nunca lo hubiera pensado, hacerse amigo de gente a la que apenas conoces pero con la que compartes más cosas (al menos en estos tiempos) que con gente que tratas de toda la vida. Por cierto … también sobre esto reflexiono en “Crónica notarial de una pandemia”.

¿Cómo compro “Crónica notarial de una pandemia”?

Pues en papel en este enlace.

El e-book en este.

Y en Amazon aquí.

Y dedicado, pues escribiéndome un e-mail a justitonotario@hotmail.com

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario



 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *