primera edición nada antes que opositar

A punto de agotar la 1ª edición, ¡gracias a todos los que habéis comprado “Nada antes que opositar (Nihil prius oppositio)”¡

Pues sí, amigos, quedan 33 ejemplares en este preciso instante y algunos más que podrían venir de vuelta de los distribuidores que no los hayan vendido y sin descontar los cuatro ejemplares que, de momento, tengo comprometidos. La venta empezó como un tiro y se paró en seco con el estado de alarma. En las dos últimas semanas se ha vuelto a animar y ya se ve el final a esta primera edición que espero no sea la última… Gracias a Basconfer por su confianza desde el principio, a Marina Fernández que fue el germen de toda esta historia, a su hijo Braulio Bascón por aguantar las mil preguntas que le hago y por confiar en mi para un nuevo proyecto y a todos los que habéis comprado y leído el libro y me habéis contado cosas como estas ….

Notario, compañero de dictámenes y de promoción y amigo: Gracias por escribirlo. Para mi da fe de la realidad del opositor. Pero me quedo con algo que señalas en él, tu principal virtud: la fuerza de voluntad. Esa virtud escasea, cada vez más, pero no dudes que es la hace que el mundo prospere y que en la situación que estamos haga que salgamos con más fuerza. 

Abogado, amigo de las redes sociales: Mis pronunciamientos también son totalmente favorables. Te hace sentir, no deja indiferente. Extraordinaria dosis de humildad del autor y consagración de la fuerza de voluntad como virtud esencial. Guía para cualquier opositor.

Empleado de notarías, ex opositor y compañero de dictámenes: Opositores de notarías y registros os recomiendo la lectura del libro. No os arrepentiréis. En él podéis encontrar las claves para llegar a cumplir vuestro sueño. Lo mejor que ha caído en mis manos de opositor a notarías que no fue Notario y compartió dictámenes con @justitonotario. Brutal.

Funcionario municipal y amigo: Libro sincero. A medida que lo iba leyendo, me adentraba en las propias vivencias del protagonista. Es un faro para los opositores. Memorable el acta de manifestaciones y el discurso de Uribe.

Empleada de notarías: Es normal que las criticas sean buenas. Hay algo en el libro que hace que al leerlo nos pongamos en tu lugar y sabiendo que acaba bien se hacen más llevaderos los pasajes duros.

Funcionario y preparador de oposiciones: A mi me ha encantado el libro, creo que lo leí en dos sentadas. Gracias por mantener viva la llama de los opositores.

Empleada notarial: Hasta me dan ganas de estudiar Derecho y opositar.

Joven emprendedor poco amante de los estudios y amigo: Me ha parecido muy útil personalmente y aunque mis estudios no sean de la misma magnitud, me he visto muy reflejado en algunos de los comentarios y pensamientos que haces sobre tu oposición. Lo más interesante para mi ha sido han sido los diferentes obstáculos por los que pasaste en el estudio, sobre todo en la faceta psicológica que me ha parecido la más interesante. Un libro muy útil para cualquier proyecto de vida en general.

Notario compañero de promoción: Libro reflexivo, simpático y revelador de algo más que una experiencia, de una parte de la vida. Y sobre todo cachondo. Doy fe.

Clienta: A mi personalmente me ha parecido una lección de vida y de superación increíble. Ni qué decir tiene que debería ser lectura obligada para cualquier persona que se plantee opositar en algún momento de su vida.

Amigo, funcionario de Correos: Lo de Justiniano me ha encantado. Desconocía totalmente la causa de tu alias. El mosaico de San Vital de Ravena, con su Teodora y el conde Belisario es una de esas cosas de la carrera que mas me han impresionado y que mejor recuerdo. Así que por mi parte te felicito por esa elección. Y escribes MUY BIEN. A priori  se trataba de un tema, la historia de un opositor a Notario que de entrada puede no importarle a nadie pero lo cuentas, y muy bien contado, de forma que parece que es una novela. Estoy con la autobiografia de García Márquez, “Vivir para contarla” y es un tomo de 500 páginas y te engancha a pesar de que lo que cuenta no es una aventura fascinante, sino la vida de un tío colombiano que cuando era joven ni era nadie ni se le esperaba. 

Ex opositora: Lo que más me ha gustado es el orden cronológico.

Comprador anónimo en Basconfer: Quienes seguimos con frecuencia los post del blog de Justito El Notario estamos de enhorabuena con este libro, en el que se publican reunidos los textos que escribió para acercar su trayectoria profesional y muchas otras curiosidades que no siempre conocemos. Un libro fundamental para quienes tienen relación con el Notariado pero también para aquellos que no saben cómo funciona este operador jurídico. ¡Bravo!

Notario: Acabo de terminar tu libro. Empecé a hacerlo con el estado de alarma, pero he ido a sorbos, simultaneándolo con otros, yo que soy de atracones literarios. Y todo porque me producía dolor. En muchos aspectos me veía reflejado. No sé si lo entenderán los que no han pasado por esto. Yo no recuerdo absolutamente nada de aquellos tiempos, salvo la sensación.  Supongo que el olvido es un mecanismo de defensa. ¿Gustarme tu libro? No es esa la palabra. Y no estoy hablando de su calidad, sino de dolor. Tu lo has dicho, sinceridad brutal. No puedo ser objetivo.

Notario, compañera de dictámenes y de promoción, y amiga: Ya me he acabado tu libro. Ocho horas casi seguidas. No me ha sorprendido. Eres tan sincero que eres capaz de descubrir tu alma al mundo entero mediante un libro. Me he sentido identificada en muchas cosas que no he sido capaz de explicar porque no me entenderían. Felicidades, me ha encantado. He leído a ratos con mi hijo para que sepa lo que es la realidad ya no de la oposición sino de la vida.

Abogado y amigo: Me ha encantado el libro, creo que has sido muy sincero, generoso y agradecido, se dice que de bien nacido es ser agradecido, y desde luego tú lo eres, me encantará comentar contigo varios capítulos para mi inéditos.

Notario y amiga: ¿Por qué comprar este libro?  Para leerlo. Si eres Notario, si tus padres, tus hermanos, tu pareja, siguen cerca de ti, es un libro cuyas páginas os van a retrotraer juntos a momentos que nunca se olvidan, aunque uno quisiera dejarlos atrás.  Comprarlo era para mí ineludible conociendo al autor, su escritura directa, de gran calidad en forma y contenido y además admirablemente fácil de seguir, pero pensé que sería difícil leerlo porque reviviría épocas de agudo sufrimiento; sin embargo no ha sido así en absoluto. Siguiendo la trayectoria de Miguel, larga y desgranada con una sinceridad poco común, he vuelto a momentos de juventud, fuerza, valentía y entusiasmo, también a los hundimientos que lleva la oposición, pero al leerlos, lo que recordaba vívidamente era que allí estaban los míos, la familia, hoy y siempre tan imprescindible, para sostenerme o recogerme, si caía. Leerlo me ha llenado de gratitud de nuevo. Nostalgia sí, pero de la buena, de la que incita a recuperar lo mejor de nosotros mismos. Y si no eres Notario pero quieres serlo, tenlo cerca, te irá contando cosas que te ayudarán y compra un ejemplar para tu familia. Ten por seguro que les servirá tanto como a ti. Sobre todo, seguid a “Justito El Notario”: humildad, valía , generosidad y entrega a una profesión que es vocación para todos nosotros. Excepcional trabajo y un privilegio poder tener el libro en nuestras manos (o ante nuestros ojos si es electrónico).

En fin, de nuevo, muchas, muchísimas gracias a todos.

Más críticas y comentarios a “Nada antes que opositar (Nihil prius oppositio)”.

Repercusión de “Nada antes de opositar (Nihil prius oppositio)” en los medios

Gracias a Carolina Gimeno Pons, Jose Martínez Carrascosa, Elena Estañ, Ana Togores y Carmen Martínez por su ayuda en la difusión.

Lo dicho quedan 33 ejemplares y 4 los tengo reservados. TIC-TAC-TIC-TAC. Al final alguno se quedará sin comprarlo y se arrepentirá. 

Pincha AQUÍ para comprar “Nada antes que opositar (Nihil prius oppositio)” edición en papel (Basconfer)

Pincha AQUÍ para comprar “Nada antes que opositar (Nihil prius oppositio)” edición digital (Wolters Kluwer)

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario



 

4 comentarios

  1. Buenas tardes Justito:
    Me acabo de comprar tu libro.
    Soy ex opositora. No lo pasé bien, más bien regular, no se me olvida. Lo que pasa es que como al final aprobé pues me compensó. Y doy gracias a Dios casi todos los días por haber aprobado. Lo recuerdo mucho.
    Mi marido hasta casi se molesta cuando le digo que el día que aprobé fue el más feliz de mi vida y eso que él también aprobó oposiciones.
    Influye mucho la suerte porque en mi opinión, salvo genios, que hay muy pocos, hay una línea muy delgada que separa el aprobado del no aprobado. Hay muchos opositores muy buenos que no aprueban.
    Opositar es muy duro, sobre todo porque yo creo que la edad en la que uno generalmente oposita, los veintitantos, no ayuda nada. Es una edad en la que te apetece hacer de todo menos encerrarte a estudiar. Además se suele unir la angustia por un futuro incierto. Te da la impresión de que si no apruebas se te va a pasar el asado para todo y ves cómo tus amigos se casan y trabajan y piensas y yo qué haré si no apruebo, porque además mientras opositas generalmente estás hecha un “asquito”, físicamente y de ánimo.
    Gracias por tu blog.
    Saludos.
    Arancha

    • Hola Arancha¡
      Muchas gracias por la compra y por tus palabras¡ Espero que te guste.

      Cuando hablamos de los días más felices, siempre pensamos en bodas (yo me casé opositando … y sigo con la misma ¡), nacimientos de hijos y similares … Yo, como tú, pienso en el día que aprobé, aunque ese día fue un día de alivio más que de alegría, por eso más que de feliz hablo de día importante, aunque el verdaderamente importante fue el día en que hice el tercer ejercicio y por fin lo hice bien.

      Ese día y el día en que una buena mano de bolas cambio mi tendencia ruinosa con la oposición para conseguir aprobar cuatro años más tarde, son los días más importantes de la vida.

      Lo dicho, gracias y un abrazo, Justito El Notario.

  2. Buenos días.

    Enhorabuena, Justito. A todo lo anterior habría que añadir una trayectoria ejemplar de casi ya veinte años en la profesión, condecorado, y abierto a los demás a través de un blog (¿son casi cinco años ya?) de consultoría, modelos, jurisprudencia y ayuda desinteresada para ciudadanos, compañeros… personas que, a buen seguro, habrán disfrutado de tu libro, estarán por hacerlo, o, si no, ellos se lo pierden.

    Me da por pensar que esa experiencia posterior casi daría para una segunda parte, un “Después de opositar”, una visión personal basada en esa trayectoria y experiencia bloguera sobre la situación del Notariado actual desde la perspectiva de una oficina notarial pequeña/rural. No sé si se vendería mucho, pero muy interesante sería.

    A mí, el libro me ha gustado, desde las partes más “cachondas”, hasta “quedarme parado” con las más nihilistas. Ese “Esto es una mierda”, “el mundo es una mierda”, que… tela…
    Lo fundamental es que el libro me ha mostrado una cara amarga y terrible de la oposición, que yo no conocí, pero que me podría haber alcanzado con un simple traspié que hubiera dado, una ráfaga de mala suerte… Nunca había pensado en ello. Tenerla ahora presente creo que es enriquecedor.

    Un abrazo y que sigan las ventas.

    • Querido Juan Pedro:
      Da por hecho que serás el primer comentario que saldrá en mi próximo post de crítica literaria.
      Te agradezco muchísimo tus palabras de reconocimiento, recomendación y ánimo.
      Sé que lo sabes.

      Un abrazo, Justito El Notario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *