convenio plaza notario unión despacho

Conversando sobre los “convenios de plaza”

Hace ya bastantes meses que mantuve esta conversación sobre los “convenios de plaza”. Ahora que voy iniciar una nueva etapa en mi blog, estoy finiquitando unos treinta y cinco borradores de posts que no acababa de decidirme a publicar. Este es uno de ellos.

Justito: Estoy hasta la coronilla de los convenios antirreglamentarios y me planteo hacer una reclamación o queja para que se revise la autorización concedida a algunos compañeros por incumplimiento del RN en materia de uniones de despachos, a fin de que se revoque la autorización cuando se incumpla la norma y de que se inspeccione a fondo más allá de la mera existencia de dos direcciones casi idénticas o de distintos números de teléfonos o de fax. Lo del descansillo común y uno a la derecha y otro a la izquierda ya está muy visto. Los concursos se malean al permitir esos convenios que de no existir darían lugar a resultados bien distintos. Además, el servicio público se ve resentido por menor presencia de los Notarios de la plaza en las oficinas notariales y por la desaparación de la competencia. Yo no estoy de acuerdo en que los convenios mejoren el servicio. Si en Talstito hay dos notarías en régimen de competencia, el pueblo tendría dos Notarios trabajando 35 horas cada uno. Estando convenidos puede haber dos trabajando 70 o trabajando 45 o 50, pero es muy probable que no se disponga de 70 horas de Notario como si cada uno estuviera establecido por libre. Fui a una boda hace un tiempo y en la mesa había un compañero que presumía de que solo veía a su compañero de plaza, con el que estaba convenido, en la estación del AVE o en los restaurantes. Tenían que quedar a comer para poder verse porque nunca estaban los dos en el despacho al mismo tiempo. Así que para mí en muchos casos no hay mejor atención, hay clarísimamente una peor atención de la oficina. Menos horas de Notario y menos dedicación del Notario porque tiene menos tiempo para cada cliente. Eso me parece que es malo para todos, para el colectivo y para el público y solo beneficia a los convenidos antirreglamentariamente. Si todos los convenios antirreglamentarios desaparecerieran de un plumazo, el mapa notarial sufriría profundos cambios con un posible efecto negativo: ¿cómo actuarían muchos compañeros en esa nueva situación? ¿sería peor el remedio que la enfermedad? Y los que estamos solos y cerca de ellos, ¿cómo lo sufrimos y cómo lo sufriríamos? ¿nos vendría mal o nos vendría bien? En principio si en Talstitio hay más horas de Notario menos derivación puede haber hacía Pinoso con lo que parece que la desaparición del convenio antirreglamentario no me beneficia. Si están más tiempo, menos trabajo me llegará a mí. A fin de cuentas muchos convenios son como una sola notaría con dos Notarios. Una portería con dos porteros, lo que resulta mucho más fácil de llevar¿o es que los que estáis convenidos sois todos tontos

Otro: Frente a eso hay quien dice que se mejora el servicio porque hay mejor atención al público. A fin de cuentas, todo depende de los convenidos y de la relación que pueda existir con el resto de notarías próximas, sean del distrito o de distrito colindante. Los convenios entre todos los titulares de una plaza eliminan la competencia y hacen perder agilidad al servicio, pero los convenios de dos dan tranquilidad a una plaza donde, de lo contrario, entramos en competencia con los males que ello acarrea. Siempre que haya un buen criterio de servicio creo que hay mejor servicio con convenio que sin él. La competencia es objetivamente mala. Da lugar a comportamientos mercantiles, rebajas, descuentos, captaciones y, en general, a todo aquello que tratamos de evitar. 

Justito: O sea que los convenios antirreglamentarios son una defensa frente a nosotros mismos. Los que no queremos convenirnos estamos condenados a perder notarías un concurso tras otro. Hasta tres notarías hay en este concurso que tengo que dejar de pedir por culpa de convenios, probables convenios, instalación en el local del anterior y problemáticas de empleados. Estoy más que harto, te lo aseguro.

Otro: No entiendo a qué te refieres al decir que no podrás pedir determinadas plazas por el convenio.

Justito: Poderlas pedir claro que puedo, pero tengo que correr muchos riesgos que no tendría que correr si el convenio no se permitiera. Los frentes abiertos son: locales, indemnizaciones y autorización del convenio en sí. Luego está que le dan las notarías a veteranos que sin convenio no las querrían y si llega el caso de que no te las quiten tienes que llegar con el machete, con el hacha de guerra, sin local, sin empleados y sin clientela. La carrera se altera y el servicio público y la competencia también. Y si el argumento es que con convenios no hay guerra de precios, entonces es que somos de muy poco fiar. Si no hubiera tantos convenios en plazas incómodas, la gente evolucionaría a plazas donde sí se podría convenir reglamentariamente y dejaría libres las otras. Los jóvenes no entrarían en primera o segunda y no se corromperían (porque lo hacen) con tanta facilidad y los de la mediana edad evolucionaríamos hacia plazas acordes con nuestra antigüedad profesional. Además los jóvenes que entran en primera o segunda se ven obligados a recalar en estas plazas grandes porque todo el escalón intermedio está copado por multitud de convenios. Eso favorece el mal ejercicio y el maleamiento de muchos jóvenes que pierden demasiado pronto el miedo y los escrúpulos.

Otro +: Tened en cuenta que la crisis unida a la demarcación ha dificultado la movilidad. Incluso ha “forzado” a realizar convenios para respetar plantillas y capear así mejor el temporal. El convenio de todos los Notarios de una única plaza permite compartir gastos. 

Justito: De lo de la demarcación también tengo mis dudas. ¿Cómo se explica que aún se haya ahora amortizado hace poco la tercera notaría de Mieres que había que suprimir conforme a la demarcación de 2007? No sobraría tanto como para quitarla si ha subsistido nada menos que doce o trece años. ¿Y las de Albacete, Mazarrón o Cartagena (por citar ejemplos cercanos a mi) de la demarcación de 2015? Si teóricamente sobran y luego nadie se mueve es que no sobran. Pasado equis tiempo parece razonable que no se amorticen y el asunto queda resuelto. Calatayud y Molina de Segura también quedaron de las últimas en la anterior demarcación.

Otro +: ¿Por qué no se va a admitir un convenio de plaza? Se da mejor servicio al ciudadano.

Justito: Yo no veo que se preste mejor servicio (al menos necesariamente). Si dispongo de menos tiempo, explico menos, leo menos y me complico menos, luego hay peor servicio.

Otro +: Es un tema que depende mucho del caso concreto. Es difícil generalizar.

Justito: Es difícil, sí, pero yo diría que el sentimiento del convenio es vivir uno mejor, no dar mejor servicio. Seamos realistas.

Otro +: Para mí es una cuestión de equilibrio. Desde luego el aspirar a vivir mejor creo que es legítimo. Y si eso además supone un mejor servicio, pues aún mejor.

Otro +: La finalidad del convenio debe ser aunar las dos cosas: mejor vida y mejor servicio. Yo nunca me convendría con alguien que no entendiera el convenio como algo para dar mejor servicio. Te permite salir en horas de despacho a atender actas o a otras actuaciones, te puedes relajar en una firma que se complica porque sabes que tienes al compañero cubriéndote las espaldas y que atenderá a los que están esperando y además puedes planificar unas vacaciones que estando solo tienes muy complicadas. Además con la complejidad de nuestro trabajo actual, es muy gratificante comentar y consensuar los problemas con un compañero.

Otro +: En poblaciones con dos plazas demarcadas, a mi juicio, el convenio tendría que ser casi obligado. Juntos podemos ofrecer mejor local e instalaciones más amplias y adecuadas, unir plantillas y especializar a los empleados, mantener criterios únicos en ciertos temas, y por supuesto, evitar momentos de espera y falta de atención del servicio por ausencias puntuales o consultas o firmas que se compliquen. Es uno de los fundamentos de la economía de escala.

Otra +: No solo son las vacaciones ¿y las enfermedades y la maternidad? Yo he tenido suerte con mis compañeros de alrededor que me han cubierto, pero hay compañeras que no lo han tenido nada fácil. Yo no quiero convenio para no trabajar, pero sí para estar más tranquila y apoyada. Si viviendo mejor no descuidamos el servicio, creo que es lo deseable. Desajustes los hay siempre. Lo que hay que hacer es reconducirlos.

Otra +: Yo soy joven y no tengo cargas familiares, pero el día que quiera tener familia no sé como lo haré

Otro +: Justito, a la competencia no hay que tenerle miedo. La verdad es que la sana y leal competencia nos hace mejores, más eficaces y más estudiosos. La “otra” competencia, la mala competencia, la competencia desleal, no depende tanto de un convenio como de la calidad profesional y humana de la gente.

Algunos me dicen que me tengo que “arriesgar”, y ¿por qué iba a tener que hacerlo? Yo quiero concursar conforme a las reglas y los convenios de plaza perturban esas reglas y me hacen correr esos riesgos o dejan prácticamente inservibles mis dieciocho años de antigüedad en la carrera, todos ellos en notarías de 3ª clase. La verdad es que con la excusa del “eso ahora no toca” nuestro función va perdiendo por el camino esencia y rigurosidad y habría que reconducirla en muchos temas. Ojalá hubiera una sección “Asuntos Internos” como la que había en la comisaría de Hill Street para cuando alguno sacaba los pies del tiesto. Ahora, sin embargo, está más de moda “el virgencita, virgencita …”.

No obstante, os reconozco compañeros que me convencen algunos de vuestros argumentos pero estoy más en el que “si no se puede, no se puede” y en el que los resultados de los concursos no serían los mismos si no se tolerasen convenios que no son reglamentarios con lo que me considero gravemente perjudicado por una situación que es contraria a la norma por la que debemos regirnos.

Y queda claro: soy minoría y muy minoritaria porque aquí todo el mundo aspira a convenirse aunque algunos salgan escaldados y sea usual oír eso de que “un convenio es como un matrimonio … pero sin sexo”.

Me va a costar salir de Pinoso y ya me lo dice hasta mi hijo.

Conozco tres casos llegados a la CNMC. En un caso se dio vía libre al convenio y en los otros dos no. Uno es un caso muy conocido y también muy especial. Daré una pista.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario



 

4 comentarios

  1. FRANCISCO RODRIGUEZ BOIX

    El problema de los mùltiples convenios antirreglamentarios existentes es que se producen con la plena aquiescencia,conocimiento y miradas hacia otro lado de las Juntas Directivas (utilizando terminologìa de las Partidas,a la hora de definir, en sede de accesiòn inmobiliaria, cuando el dueño del suelo es de mala fe: cuando la construcciòn se realiza ” a su vista, ciencia y paciencia y sin èl lo contradecir”).Pues en esa tesitura estàn las Juntas Directivas.
    Leì,con autentica fruiciòn,tu primer libro y ya te felicitè por ello.Entono el “mea culpa” por no haber adquirido todavìa el segundo,pero estoy en ello.Abrazo fuerte y no dejes de acompañarnos.

    • Buenas tardes:
      Escribir este tipo de artículos tan significativos y significados no es fácil y, como te he dicho esta mañana, se agradece que compartas opinión.

      Espero llegar a tiempo con el segundo libro porque me vas a permitir que te lo regale. Siempre te he atribuido un papel relevante en la historia de mi oposición gracias a tus temas que me facilitaron una remontada que tenía muy difícil y me permitieron alcanzar mi primer dictamen.

      Así que, por si acaso en este rato lo hubieras adquirido y espero que me lo confirmes, cuenta con él dedicado y te lo enviaré a tu despacho.

      Un fuerte abrazo y no, no creo que me canse aunque a veces flojee un poco.
      Justito El Notario.

      PD. El post de mañana aprovechando la entrada de los nuevos compañeros creo que también te gustará.

  2. FRANCISCO RODRIGUEZ BOIX

    La ùltima vez que se produjo una vacante, por el turno de clase, en la notarìa de la “pista” (año 2014), procedì a pedirla.
    Conocedores, los otros dos titulares que se dedicaban a lo mismo que yo, del hecho de que pretendìa instalarme solo y poner fin,.en consecuencia, al antirreglamentario convenio largamente existente, con oficinas interiormente comunicadas aunque con acceso por calles diferentes, procedieron a remover Roma con Santiago en bùsqueda de un candidato con mayor antigüedad, que permitiera evitar que la vacante pudiera llegarme,como de hecho ocurriò.
    En la actualidad,el chiringuito notarial continùa funcionando a toda vela y sin mayores problemas.

    • Buenos días¡
      Pues me alegro de saberlo y de ver que hay quien comparte mi visión.
      A mi me ha pasado unas cuantas veces. ¿Por qué sino iba a estar 13 años en Pinoso batiendo records de permanencia en la plaza y firmando poco más de 700 escrituras? ¿Qué es muy exagerado? Probablemente, pero si no hubiera esa clase convenios no estaría aquí. Es más … probablemente ni hubiera llegado aquí.
      Cuando llegué a Pinoso pedí tres notarías: X, Pinoso e Y. X no me llegó. Pinoso sí e Y también me hubiera llegado y está a 10 km de mi casa (Pinoso a 110) pero no la puse antes porque la compañera que quedaba allí cuando le dije que yo no quería convenio me dijo: ¿entonces vienes a la guerra? Literalmente. El caso es que se acojonó tanto de que pudiera romperse su “idílica” situación que en ese mismo concurso en el que yo podía haber llegado, ella se fue.
      No obstante, conozco a otros que han estado después y me dicen que me libré de una buena no yendo allí.
      Ni siquiera quiso decirme que empleados eran los suyos o cuáles los del otro. El otro memo que estaba allí tampoco quiso decírmelo de manera que por “presión familiar” la pedí a regañadientes y menos mal que me vine a Pinoso.

      En fin, no soporto esta injusta situación a la que no tengo la menor duda de que debería ponerse coto, pero como todo el mundo aspira a convenirse soy “rara avis”.

      Por cierto, tienes un huequecito en mi libro (y ya lo tuviste en el primero) por si te animas a hacerte con un “Crónica notarial de una pandemia” ;)))
      Un abrazo y gracias como siempre, Justito El Notario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *