dos hipotecas con el mismo banco

¿Se pueden firmar dos hipotecas al mismo tiempo sin que ninguno de los Bancos lo sepa?

 

Advertencia: En la web “Justito El Notario”, su titular y responsable Miguel Prieto Escudero, no asesora ni aconseja ni lo ha hecho nunca desde la apertura del blog el 20/11/2015. Aquí únicamente se informa, se divulga (o al menos se intenta) y se opina (con mayor o menor grado de acierto). El contacto, colaboración o comentario a las entradas, no puede entenderse en ningún caso como un acceso telemático a mi notaría ni conducente a la firma de un documento público en la misma. A esos fines deberán dirigirse a mí por los cauces oportunos, pero nunca por la vía de mi blog que constituye una actividad completamente privada y no está conectado con la web de mi notaría.

 

 

«El otro día discutíamos con unos amigos si sería posible firmar dos hipotecas sobre el mismo inmueble con dos bancos diferentes y al mismo tiempo, obviamente sin que ninguno de los bancos tenga conocimiento del segundo préstamo hipotecario. Entiendo que no son las notarías quienes han de controlar esto. Por lo visto, hoy día se funciona con una plataforma que controla la seguridad de todas estas operaciones, pero ¿podría darse ese caso?»

 

 

«Interesante» cuestión.

La plataforma a la que creo se refiere no es para eso. La plataforma es para la tramitación de las actas previas de transparencia material y no está destinada a controlar a alguien que esté con la idea de firmar (con cierta dosis de mala fe) dos hipotecas con dos entidades al mismo tiempo sobre una misma finca y sin que el otro Banco lo sepa.

 

Dicho esto:

Hacerlo al mismo tiempo es completamente imposible, salvo que tenga usted el don de la ubicuidad. Siempre será una hipoteca primero y la otra después. Bien, pues en ese caso (una primero y luego otra) habría que distinguir. ¿En la misma notaría o en dos notarías distintas? Si es la misma, hay que tener en cuenta que podría ser una notaría con varios Notarios (en realidad son varias notarías con varios Notarios, aunque aparenten en muchas ocasiones ser una sola, lo que constituye una razón mas para que sigan sin gustarme las llamadas uniones de despachos notariales).

 

Vamos a analizar cada supuesto:

 

Las dos hipotecas se firman en una misma notaría en la que hay un solo Notario: Su gozo en un pozo. Cuando se firme la segunda hipoteca habrá que mencionar la primera en el apartado de cargas y este segundo Banco le mandará usted «a freír puñetas». ¿Puede usted mentir? Sí, claro, pero yo, el Notario, no le voy a dejar hacerlo. De hecho, pienso que salvo en una notaría grande con varios oficiales encargados de la preparación de las escrituras de hipoteca, no llegaríamos nunca al día de la firma porque el intento de engaño (sí, oiga, es un engaño) habría sido descubierto antes o después. «Fulano, si ya estamos tramitando una hipoteca sobre esa finca con otro Banco»«Pero ¿has pedido tu nota de la finca *? Pues estoy preparando yo también una hipoteca con el Banco * sobre esa misma finca«.

Las dos hipotecas se firman en la misma notaría con varios Notarios: Bueno, como se trata de dos protocolos diferentes, si una la firma un Notario y otra el otro, a cada uno de ellos les habrá llegado aviso desde el Registro de que el otro Notario tiene pedida una nota de información continuada. Si las cosas se hacen bien, se tirará un poco del hilo y se descubrirá lo que está pasando. En la segunda escritura que se firmara se estaría mintiendo porque la finca ya no estaría libre de cargas y habría que decirlo así para que el Banco no parara la operación. Sepa usted que una falsedad en documento público no es ninguna tontería. No obstante, quizá en este caso es en el que hay alguna posibilidad mas de que el engaño cuaje.

Las dos hipotecas se firman en diferentes notarías: Para empezar a una de las notarías tendrá que ir un apoderado y eso ya conllevará darle alguna explicación al Banco que no puede impedirnos actuar a través de un apoderado pero que perfectamente podría preguntar, pero ¿por qué un poder? Si las explicaciones no se piden o uno es convincente en su engaño (la verdad que consiste en que va un apoderado porque yo estaré firmando una hipoteca con otro Banco en otra notaría, lógicamente no se puede contar), tendríamos una situación parecida a la del caso anterior. Cada uno de los dos Notarios habrá sido avisado por el Registro de que el otro ha pedido nota. Además, en la segunda escritura se estaría mintiendo al segundo Banco al asegurarse una libertad de cargas que no sería cierta. En esta hipótesis, cabe que el apoderado esté en el ajo o sea otra víctima del engaño a los Bancos. Así que, amigo consultante, creo que el engaño sería detectable con facilidad y, además, que habría una actuación de mala fe, fraudulenta y hasta casi delictiva, según las circunstancias.

 

¿Y si fueran dos inmuebles diferentes? Bueno, en tal caso el asunto es completamente diferente. Notarial y registralmente no habría ningún problema, pero se estaría ocultando esa otra financiación al Banco que de conocerla tal vez no le concedería la suya al disminuir su solvencia como deudor.

 

Parece que ese infame sistema de seguridad jurídica que tenemos en España y que algunos tienden a denostar permanentemente, funciona.

 

Había hablado en una de mis últimas publicaciones de aumentar el tamaño de letra. Estoy en ello. Si la aumento, se me desbaratan un montón de cosas. Hablaré con el informático.

 

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario




 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.