Una inesperada sucesión intestada

sucesión intestada por falta de heredero testamentario

En su testamento “desdoblado” una señora, soltera y sin hijos, establece dos posibilidades:

“Primera.- Instituye herederos de todos sus bienes, derechos, acciones y obligaciones, presentes y futuros, por partes iguales, a sus padres Don xxxx y Doña xxx, a quienes sustituye  vulgar y recíprocamente entre si.

Segunda.- Para el caso de que sus citados padres le premuriesen instituye herederos de todos sus bienes, derechos, acciones y obligaciones, presentes y futuros, por partes iguales, a sus hermanos xxxx, a quienes sustituye  vulgarmente por sus respectivos descendientes”.

La testadora fallece habiéndole premuerto su padre y sobreviviéndole su madre que está pensando en renunciar.

¿Qué sucede si la madre renuncia?

Al haber premuerto el padre opera la sustitución recíproca y la madre se convierte en heredera universal de su hija. La segunda hipótesis que el testamento prevé no entra en juego pues claramente se establece que es para el caso de que los padres (ambos) no sobrevivan a la testadora. Claramente ha de entenderse que si padre y madre o solo uno de los dos sobreviven a la testadora estamos en el caso previsto en la primera cláusula por lo que si la madre renuncia a la herencia, nos hemos quedado sin herederos y por aplicación del artículo 912 del Cci procede la apertura de la sucesión intestada a la que serán llamados los propios hermanos de la testadora.

¿Quién iba a pensar en la eventual renuncia de la madre? Yo parece que no lo hice y eso que autoricé este testamento.

Al margen, y desde el punto de vista fiscal, la renuncia de la madre supondrá una mayor carga fiscal por el Impuesto de Sucesiones para los hermanos de la difunta. Son daños colaterales de la renuncia. También podría la madre no renunciar y posteriormente donar a los hermanos de la testadora.

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario