¿Puede la viuda cambiar el testamento?

puede la viuda cambiar el testamento

Advertencia: En la web “Justito El Notario”, su titular y responsable Miguel Prieto Escudero, no asesora ni aconseja ni lo ha hecho nunca desde la apertura del blog el 20/11/2015. Aquí únicamente se informa, se divulga (o al menos se intenta) y se opina (con mayor o menor grado de acierto). El contacto, colaboración o comentario a las entradas, no puede entenderse en ningún caso como un acceso telemático a mi notaría ni conducente a la firma de un documento público en la misma. A esos fines deberán dirigirse a mí por los cauces oportunos, pero nunca por la vía de mi blog que constituye una actividad completamente privada y no está conectado con la web de mi notaría.

Lo primero que he pensado al leer este titular «¿Puede la viuda cambiar el testamento?» es que ¿si puede cambiar el testamento de quién? ¿el suyo? Pues claro que puede hacerlo sin ningún tipo de limitación (si hablamos de Derecho Común, que en los Forales me suena que había alguna «excepción» en los testamentos recíprocamente condicionados o algo por el estilo). El que no puede cambiar es el de su difunto esposo (o esposa que podrían ser dos mujeres), es obvio, ¿no?

En el artículo enlazado se dice: «El testamento es un documento unilateral, revocable y libre por lo que sólo puede ser modificado por el interesado. “El otorgamiento de un testamento anula el que se hubiera otorgado anteriormente”, aclara la abogada». Solo haría un matiz, puede dejarse a salvo un testamento anterior por uno posterior siempre que se diga y sean, digamos,  que ambos compatibles  y, ademas, por el mismo precio, les hago una advertencia (que es justificación del famoso testamento del uno para el otro): Lo que deje usted a su consorte en pleno dominio (y no en usufructo) será suyo para siempre, con lo que el último que queda manda sobre lo que constituya su herencia y esa herencia incluirá lo que haya podido recibir de usted y conserve a su muerte.

Se trata de un problema habitual en los países sin sistema legitimario y con libertad absoluta para testar como ocurre con el Reino Unido. Los británicos son mucho de dejarlo todo al cónyuge (al último de los varios que es habitual que hayan tenido) sin dejar «ni prenda» a los hijos salvo por vía de sustitución para el caso de premoriencia. En este caso, muerto uno hereda el otro pero el que queda, con todo lo suyo y con la herencia recibida puede hacer lo que le de la gana y dejárselo al quiosquero o a un Notario … (menos al que le haga el testamento, claro está).


Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario