Mis opciones en los concursos (“el topo”)

concursos notariales imposibles

Con el resultado del último concurso en la mano, me hubieran dado el 90% de las terceras que salen a antigüedad en clase, el 57% de las de segunda a carrera y el 50% de las de segunda a clase. Lo malo es que las que me suelen interesar (tras 18 años en 3ª son las de ese 10% que no me llega). Por cierto, que desde febrero de 2010 a junio de 2021 ha habido 25 concursos: 137 meses y 25 concursos: uno cada 5-6 meses (y yo he concursado en unos 9). Tengo todos los concursos en papel desde mi ingreso (febrero de 2003) pero ahora mismo no los encuentro. Cuando lo haga, actualizaré el dato aunque la media de estos casi 12 últimos años no creo que se vea muy alterada si computamos unos años mas. 

NOTA: Ya tengo el dato. Han sido 42 concursos desde Noviembre de 2002. Eso son 227 meses y sale una media … de 5,4. La cosa está clara y esa es la cadencia.

Al margen, estoy seguro de que no estaría dónde estoy si no fuera por el asunto de los convenios y por el topo de los concursos (asuntos notariales espinosos donde los allá).

Tras el penúltimo concurso (en el que solicité una única notaría de 3ª que creo que es la novena que solicito en los casi catorce años que llevo en mi actual notaría) recibí este correo electrónico:

“Solicitudes Concurso Traslado recibidas en ANCERT. Apreciado/a Sr./Sra., con motivo del concurso para la provisión de notarías vacantes, que se ha celebrado entre los días 26 de noviembre y el 10 de diciembre del 2020, se han registrado, mediante la plataforma SIGNO, un total de 115 solicitudes de traslado, de las que se puede consultar el detalle por notaría en la siguiente tabla”.

Tras analizar la tabla de las notarías solicitadas (45 en total) y de las solicitudes (344) en total, y viendo cada vez mas confirmada mi teoría conspiranoicame decido a contestar:

“Buenas tardes: Gracias por la información. Probablemente me va a decir usted que lo que le digo no es de su competencia pero, aún así tengo que decirle, que no me puedo explicar como las “famosas” gestorías de Madrid pueden dar un resultado “casi al 100%” (está demostrado que así es puesto que casi no hay cambios a posteriori) sin manejar (porque entiendo que no la manejan) la información de quienes concursamos por Signo. Solo hay dos posibilidades: Una opción es que que los concursantes se lo comuniquen voluntariamente (y yo no lo he hecho y he pedido una notaría) a pesar de no concursar a través de esas gestorías a quienes, sin embargo, tienen a bien informar. La segunda opción pasa, y se lo digo sin rodeos, por algún tipo de filtración y esa filtración solo es posible en dos sitios: en Ancert o en el Ministerio de Justicia. Me gustaría que haga llegar mi correo a donde corresponda, en el caso de que no sea a usted, con el ánimo de obtener alguna respuesta a algo que para mí no tiene explicación (salvo las dos indicadas). Saludos y gracias, Justito El Notario“.

Nadie contestó, ni acusó recibo.

O sea, que a las 23 horas ya había compañeros que avisaban de que habían recibido un SMS diciéndoles que les daban tal cosa con “seguridad” y que estaban tan seguros que se atrevían a decirlo. Eso sin terminar el plazo al que le restaba una hora y eso teniendo en cuenta que 45 notarías se habían solicitado (nada menos que 344 veces) a través de Signo que hace llegar la información a la Dirección General.  También puede ser que todos seamos magníficos compañeros e informamos de que hemos concursado. Claro, por eso lo hacemos por Signo y nos mantenemos ocultos con las gestorías: para que todo el mundo lo sepa. Venga ya, no se lo cree ni la abuela de Caperucita.

Se me ocurre alegar la vulneración de la protección de datos que tanto nos asusta o la vulneración de una obligación de confidencialidad y secreto. ¡Coño! que yo no quiero que cuenten lo mío y no se lo voy a contar a nadie, aunque tenga que renunciar al juego de la información privilegiada. Por cierto, siempre he sospechado que no se da la misma información a todos y aunque al final el concurso lo gana el más antiguo y “si no la pides” no te la dan, entre unos juegos de trono y otros (locales, oficiales, indemnizaciones, ingresos, etc …) esto es un imposible. No se puede concursar y si a eso le añadimos el asunto de los convenios, la cosa es peor todavía. El sistema tiene que cambiar de manera radical y rápida. No se puede seguir así.

Como curiosidad, he registrado la evolución de las solicitudes de la única notaría que he solicitado. Me había hecho ilusiones pero ha sido en balde una vez mas.

El concurso se publica el 25/11 y hasta el día 4/12 no hay ninguna petición. Puede que no la hubiera hasta el 7 (el 5 y el 6 eran sábado y domingo y no miré). El 7 llega la primera petición y ese mismo día firmo yo la mía. El día 8/12 tampoco consulto porque es festivo. El penúltimo día (el día 9/12, miércoles) llega otra solicitud. Ya somos 3. No me resisto a mirar por la tarde y ya somos 6. El día 10/12 (jueves: último día) por la mañana ya somos 7. A la hora de comer ya somos 8.  A las 15:30 ya somos 10. A las 17 horas seguimos siendo 10 (9 y yo). En las siete últimas horas hubo 2 peticiones más y nos situamos en 12, mas los de las gestorías que sorprendentemente ya tienen adjudicatario de la plaza a las 00:00 (se ve que todos los que la pidieron por Ancert se lo dijeron, claro…).

Llegaron las 12 de la noche y salió el avance en el que aunque se dice que es provisional se recalca menos que otras veces su provisionalidad. Por cierto, en esta ocasión pasados casi dos días no ha habido ni uno solo cambio. O somos todos muy buenos (menos yo) o aquí hay un topo del tamaño de un oso polar.


Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario