Mi árbol y yo (… se vende finca en plena huerta de Murcia)

A mi padre le encantaba Alberto Cortez y la verdad es que a mi ciertas canciones suyas también me gustan mucho, probablemente porque me recuerdan a él. Una de ellas es «Mi árbol y yo».

Siempre he querido tener un trozo de planeta en propiedad y a la muerte de mi padre recibí una participación indivisa en unas cuantas tahullas en plena huerta de Murcia. Tendré que esperar para ser dueño en pleno dominio, aunque sea con carácter ganancial.

La vegetación ha crecido con fuerza en unos años y la fauna silvestre de la zona campaba a sus anchas. Hace pocas semanas para poner aquello en solfa a fin de unos interesados en comprar pudieran entrar sin machete a nuestra finca, contratamos los servicios de una empresa que ha realizado un trabajo estupendo y que nos ha dejado las tierras (que bien suena esto) hechas un pincel.

Esta gente lleva hasta una bióloga en su cuadrilla que nos ha explicado que a nuestro mejor árbol (un pino de considerable tamaño) se lo han querido cargar y probablemente lo hayan conseguido.

La jugada consiste en romper la corteza del árbol en toda su circunferencia impidiendo que la savia circule hace arriba y provocando que el árbol se seque.

Y, ¿por qué razón hacen esto? Bueno manejamos tres posibilidades: que nuestro pobre pino fastidiaba las vistas a alguien; que alguien quería cargárselo para hacer leña o que obstaculizaba los vuelos de los palomos deportivos que abundan por la zona.

Nunca he llegado a ver a mi árbol en persona pero me parece que cargárselo por cualquiera de esas razones es algo muy feo. Ojalá pudiera sobrevivir ahora que hemos retomado el cuidado de nuestra finca.

Por cierto … la finca SE VENDE … interesados RAZÓN AQUÍ MISMO.


Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario