La encuadernación de los temas de mi oposición (un viejo deseo)

temas justito encuadernados

Tras publicar algunas fotografías de mis temas encuadernados en mi cuenta de Instagram una opositora (bueno, creo que lo es) me preguntó: «¿Tus temas estaban escritos a mano?»

Le dije que hay un pequeño porcentaje de temas o mas bien de partes de temas que están escritas a mano (mi mano o la de mi hermana María que me ayudó con los temas una vez que ella ya había aprobado). Hay temas con añadidos en las partes traseras de los folios que estaban siempre en blanco, en los márgenes, con añadidos pegados con papel celo o con pegamento y hasta grapados en trozos de otros folios. En fin, que rehice muchos temas de todas las maneras posibles teniendo en cuenta los medios de la época y que prácticamente no existían los ordenadores. Le he dicho también a esta opositora que tuviera en cuenta que estuve casi once años opositando, que comencé en 1991 y que sufrí unos cuantos cambios por culpa de una sustitución del programa de la oposición y por novedades legislativas (pocas como pude contar aquí). Diría que al menos en un 85% estaban escritos a máquina y fotocopiados de otros opositores y en menor proporción que eran de ordenador o de imprenta.

Poco después me ha llegado otro comentario de una opositora amiga que me ha dicho: «¡Qué maravilla. Estará el folio llorado, el que sufrió el codazo a la taza de café, el que tiene notas de desahogo, el subrayado sobre subrayado porque tela hasta que se entendió. Es un gran legado!». Me ha encantado su comentario.

Un compañero, por su parte, me ha apuntado luego que su procesal/administrativo no era tan amplio y yo he pensado que hasta es posible que muchos ni lo tuvieran porque yo fui un raro y hasta estudié algo de Procesal y Administrativo y me estudié muy a fondo el Fiscal y el Notarial.

Tenía muchas ganas de encuadernar mis temas. Llevaba años queriéndolo hacer y por fin lo he hecho este año cuando estaba a punto de dejar pasar una nueva oportunidad con la visita de Antonio de Encuadernaciones Castell. Ahora están preparados para soportar el paso de las décadas hasta que mi único hijo supongo que ya no sepa dónde meter tantos papeles que voy juntando. Esa es una de las razones por las que dice que soy raro y extravagante.

Aquí va un reportaje fotográfico para terminar.

 

En una de las fotos pueden verse mis temas de Civil (tres tomos tipo protocolo notarial) y encima dos carpetas azules (los temas de Civil de mi padre). Es cierto que mi padre también estudiaba el Castán, que los folios eran mas finos y que estaban mas condensados y hasta escritos por las dos caras pero la comparación de dificultad entre épocas (visto ese volumen de papel en una y otra) no admite comparación alguna a mi juicio. Digan lo que digan …


Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario