Tú lo que necesitas en tu notaría es un “Customer Journey Map”

customer journey map notaría

Me lo decía hace un tiempo un amigo:

“El CJM permite gestionar a los que llegan a la notaría vía web, vía mail, vía teléfono o en persona. A todos ellos les atiende el Customer Journey Map (que hasta podría ser uno de los Notarios del despacho) y que les clasifica y les asigna al oficial, auxiliar, copista o subalterno que llevará su asunto ya se trate de una gran escritura o de hacer un testimonio del DNI. Se trata de “ponerse en la piel del cliente” y de empatizar desde el primer contacto. Las teorías de la “experiencia de usuario”, el “itinerario del cliente”, el “ciclo de compra”, el “embudo de conversión” y otras similares tienen cierta utilidad en algunos ámbitos empresariales pero no tengo claro que funcionen o sean necesarias en las notarías aunque pueden ser un gran sistema de transformar visitantes en clientes y de mejorar el trato con aquellos que ya lo son”.

Palabros al margen, no digo yo que no funcione la figura si se dan ciertas condiciones, pero me resulta difícil de encajar que el que reparta el bacalao y atienda al tío de la carpeta llena de papeles que no se se sabe explicar y que esté allí depurando todo lo que llega sea uno de los Notarios del despacho que entre rato y rato firma unas cuantas mil escrituras al año.

Si algún día salgo del poble, tomo nota: “Me hará falta un CJM. De momento, el puesto está vacante.