Ahorrar para opositar tranquilamente y marcarse un plazo

ahorrar para opositar

«¿Cómo verías trabajar unos meses en lo que sea al acabar el Grado para ahorrar y ya poder opositar «tranquilamente» sin urgencias económicas? ¿Y opositar con un límite máximo de años? (por ejemplo, hasta un máximo de ocho)».

Muchos siguen empeñados en hacerme preguntas sobre la oposición y en no hacer caso a mi consejo de comprarse «Nada antes que opositar: Nihil prius oppositio», leérselo y después preguntarme las dudas que puedan quedarles. Así se lo digo cuando me consultan (aunque parezca una indirecta es en realidad un sincero consejo) a ver si caen en la cuenta de que no tengo un gabinete psicológico 24H y en que ya me exprimí lo suficiente escribiendo el libro en el que cuento todas mis miserias como opositor. Por supuesto, mi libro es también una lectura altamente recomendable (a pesar de los que piensan que solo soy un triste consuelo) para los que hace unas semanas se quedaron en el segundo de registros y aún más para los veinte que se acaban de quedar en el dictamen, más que nada para no caer en el error de desmoronarse con el suspenso como lo hice yo. Terminada la parte publicitaria de este Opo Flash vamos con alguna respuesta a las preguntas del principio que he entresacado de una consulta más extensa en la que me hablaban de asuntos ya tratados en mi libro o en el blog y sobre los que no quiero repetirme (más que nada para no aburrir al personal).

Lo de trabajar un tiempo para ahorrar lo veo bien cómo también veo bien fijarse un plazo pero que no sea inamovible. Yo nunca me fijé un plazo en años. Sí que me lo fijé en convocatorias aunque solo lo hice cuando llegué a la cuarta que debía haber sido la última de no haber llegado a plantarme otra vez en el dictamen y conseguir más tarde la doble reserva de nota de los dos primeros ejercicios. En mi opinión, esto de fijarse un límite es muy relativo porque dependerá de cómo te vayan las cosas.

Volviendo a lo del ahorro, si yo hubiera tenido que ahorrar un poco para hacer frente a once años de estudio podría haberme plantado en los cuarenta para aprobar, pero fuera bromas, si no queda más remedio me parece una buena idea sobre todo si uno tiene claro lo que quiere conseguir. Eso sí, ten en cuenta que cuando antes empieces … antes terminas.


Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario