crónica notarial de una pandemia

“Crónica notarial de una pandemia”, crónica de una actividad esencial en la Administración Pública española

He recibido una magnífica crítica de mi segundo libro “Crónica notarial de una pandemia” de la mano de mi compañera Adoración Fernández Maldonado, Notario de Albacete. Dice así:

Miguel Prieto en esta obra ha decidido continuar la senda de otros narradores de momentos históricos tan llenos de drama como el presente , pero cuya posible trascendencia en la sociedad no se alcanza a vislumbrar mientras se viven.

Es por ello que resulta excepcional encontrar a alguien que, en los mismos momentos, mientras muchos cierran puertas y ventanas, decide contar día a día lo que está pasando en su despacho como Notario, dando fe notarial y periodística también, de las normas, las actuaciones, las dudas y vacilaciones, los retrocesos y hasta los errores que van a quedar reflejados en esa “Crónica” de manera precisa e indubitada …. ¡es un Notario quien transcribe hechos!

Para mí,  la “Crónica notarial de una pandemia” de Miguel Prieto sigue una estela tan excepcional como la del “Diario del año de la peste”, el relato novelado en el que Daniel Defoe describe con crudeza los acontecimientos que coincidieron con la epidemia de peste que asoló Londres y sus alrededores entre 1664 y 1666. En su “Crónica”, Miguel (Justito El Notario) se convierte en testigo de los comportamientos humanos en el epicentro de una notaría, del Notario y de todos los que conviven o simplemente pasan por allí: ¿qué hacer con nuestros despachos, cerrar y mandar a los empleados a un ERTE, cuyo pago imaginamos que tardará varios meses?, ¿exigir que trabajen y arriesgar su salud y sus vidas?, ¿aceptar o no las prisas de quienes quieren firmar sus documentos con o sin pandemia?, ¿cómo separar la urgencia real de la comodidad o interés meramente personal cuando se pide firmar documentos?, ¿cómo consolar ante los dramas de quienes ven hundirse sus negocios?

Miguel va dilucidando casos concretos, va mostrando sus dudas, su humanidad, la de muchos Notarios que sí estaban y siguen estando en sus despachos sin impedir a nadie entrar, acogiendo y escuchando, y eso sí es una actividad esencial en la Administración pública de la que podemos sentirnos orgullosos.

Su “Crónica” hará que no lo olvidemos. De nuevo, gracias, Miguel“.

Gracias Dori. Lo cierto es que agradezco a muchos compañeros su inspiración e inconsciente colaboración en mi trabajo dando lugar a una publicación que tiene un cierto toque coral muy propio de estos tiempos en que los Notarios estamos (y nos sentimos) mucho menos solos de lo que lo estamos habitualmente. Pronto escribiré sobre este asunto pues he elaborado una larga lista de colaboradores espontáneos, indirectos o inconscientes que creo que resulta muy interesante y sorprendente para aquellos que en espíritu o con su nombre y apellidos aparecen en mi libro.

Junto a la crítica de Dori, he recibido otras tres en estos días. Son estas:

Compañera: “La edición está fenomenal, el tipo de letra y el papel. Este segundo libro os ha quedado muy muy bien. Yo soy de libro en papel porque me gusta señalar y subrayar y la calidad del papel influye. En cuanto al contenido, a pesar de que la materia podría parecer algo árida, tú lo haces muy ameno con las anécdotas de tu día a día. Al leerlo me ha parecido que hacía un siglo desde que expedimos los “salvoconductos”. Además me parece muy útil y te he fusilado un modelo para rectificar las pólizas ICO. En fin, enhorabuena y aquí estaremos esperando el siguiente”.

Oficial de notarías (entre otras cosas): “Ya me lo he empezado a leer. Lo que llevo me gusta mucho. Es muy tuyo. Esa facilidad que tienes para escribir y transmitir no es usual y es diferente a la de autores similares. Tienes un lenguaje, muy claro y muy directo que engancha a la gente. Se hace muy ameno leerte. Se te entiende muy bien. Por esto y por muchas cosas tus dos libros son de lectura fácil, amena y evidentemente rigurosa. Es fantástico”.

Compañero de facultad, jurista y funcionario: Pequeña dosis de Derecho notarial en vena. Directo y sincero”.

La venta continúa en Basconfer y puede comprarse pinchando aquí. También lo envío dedicado a quien le apetezca contactando conmigo en este e-mail: justitonotario@hotmail.com

Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario



 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *