chistes y anécdotas 59

Chistes y Anécdotas Notariales: Episodio LIX

Estado de alarma

A propósito del estado de alarma y del aprobado general de los estudiantes, preguntó una opositora a registros que “si a nosotros nos van a dar también aprobado general”.

Leído en un chat notarial de Whatsapp en relación con el arancel de las moratorias de los préstamos hipotecarios y no hipotecarios.

Dice uno:

“Nunca estamos contentos con nada, pero el resultado no es nada malo”.

Y otro va y le dice:

Fulanito, tu serás un gran Decano.

Una compañera está preocupada de contagiarse por culpa de los viejos papeles y documentos que nos vemos obligados a manejar y que han estado guardados vete a tú a saber dónde. Otro compañero intenta tranquilizarla:

“Compañera, te tranquilizo. En estos años de fiel ejercicio por tu parte de nuestro noble oficio, cientos de ciudadanos se han podido rascar sus partes pudendas antes de estrechar tu mano. Sin duda, estás inmunizada. No te preocupes”.

Profesiones

profesor de mus

Curiosamente el sujeto en cuestión era profesor de música, pero en el envío del expediente desde el programa de gestión de la notaría hasta Signo, su también noble oficio sufrió un tijeretazo que lo dejó en la mitad justa de lo que era.

Demora

Un préstamo personal a consumidores con una carencia de capital cuyo primer pago de intereses había de producirse el día anterior a la intervención de la póliza. La prestataria con fino humor dice “pues ya hemos empezado con demora”.

Antinotario

Un tal Xavier solicita a través de notaríAbierta “información para casa antinotario”. Sin duda que la manía que alguno nos tiene a los Notarios resulta ser casi enfermiza.

Gracias por las aportaciones a Rafa, Luis, Pedro, Olivia, Juan y Xavier.

Nos vemos en el episodio LIX Hasta otra. Un abrazo. Justito El Notario. @justitonotario



 

2 comentarios

  1. La de la demora me ha recordado a una pareja muy mayor que tuve en la Notaría el otro día. Habían pedido un préstamo ya de mayorcitos y con largo plazo. Habían acabado de pagarlo unos días antes. La cosa es que, a veces, los directores de los Bancos sueltan frases hechas sin pensarlas demasiado (nos puede pasar a todos).

    El abuelete me dice:

    -Pues acabo de pagar la hipoteca y me dice el director del banco: “ala, ya tiene casa, ahora, a disfrutar de la vida”. Y yo le contesto: “joder, que tengo ochenta y seis años, como ahora tenga que empezar a “disfrutar de la vida”…

    Y para rematar la faena añade la mujer:

    “A punto estuve de decirle que a ver si nos daban otra”.

    Vaya pareja más “salá”. Ya me gustaría a mí estar de risas a su edad.

    • Hola Juan Pedro:
      Yo me reí bastante el otro día con esta historia.
      La señora parecía muy seria y circunspecta y me sorprendió. Probablemente por eso me reí más al venir de alguien de quien no me lo esperaba.
      Un abrazo y gracias, Justito El Notario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *